POLITICA CRISIS EN EL INSTITUTO DE CINE

Gobierno redobla la apuesta y habrá más despidos en el Incaa

Son gerentes ligados a La Cámpora que no fueron descabezados por el director saliente. Marcha y preocupación de la industria del cine.

Ministro. Avelluto dijo que desde mañana despedirán a gerentes heredados del kirchnerismo.
Ministro. Avelluto dijo que desde mañana despedirán a gerentes heredados del kirchnerismo. Foto:Cedoc Perfil
La salida forzada de Alejandro Cacetta como director del Incaa fue sólo la primera de las medidas que tomará el Gobierno en el convulsionado instituto de cine. Ayer, el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, anunció que “a partir de mañana” habrá nuevos despidos “en el plantel de gerentes”. A lo que se refiere el ministro, es a lo que el macrismo definió como “bolsones de corrupción” heredados del kirchnerismo y que el propio Cacetta, propuesto en el cargo a Cambiemos por Juan José Campanella, no quiso despedazar.

El escándalo que vive el Incaa desde la semana pasada, mantiene en alerta a la industria cinematográfica nacional. Después de la masiva asamblea del jueves pasado en el cine Gaumont, en la que respaldaron la gestión de Cacetta y pidieron la renuncia de Avelluto, plantean nuevas medidas para la semana que viene. Está prevista una marcha al Incaa el lunes a las 12, con posterior conferencia de prensa, y protestas en el Festival Bafici, que arranca el miércoles.

La pelea de fondo está en la defensa de la autarquía del instituto, que se financia, entre otros, con un gravamen del 10% a las entradas de cine y un impuesto que pagan los canales de TV y los cableoperadores, algo que creen podría ser eliminado por las autoridades nacionales.

Productores y realizadores temen que con estas denuncias de corrupción e irregularidades, que están en manos de la Oficina Anticorrupción para ser investigadas, el Gobierno vaya más allá y disponga de los fondos que maneja el instituto, que para este año está presupuestado en más de 2.700 millones de pesos.

Sobre este punto, Avelluto  intentó llevar tranquilidad. Aseguró que “no” vienen “en absoluto a reducir o a achicar el apoyo del Estado argentino y de los argentinos a la industria cinematográfica nacional. No estamos discutiendo el fomento de la industria cinematográfica nacional, pero queremos que se haga de un modo transparente, de un modo claro”.  Y agregó que el nuevo director del Incaa, Ralph Haiek, “está evaluando cuáles son los pasos a seguir”.

El titular de la cartera de Cultura, ámbito del que depende el Incaa, consideró que “lo que hay en el instituto es desde irregularidades administrativas, hasta compra de mobiliario por sumas fuera de cualquier lógica de precios de mercado a gastos desorbitantes en viajes al exterior”.

Lo que no aclaró el ministro es si usará la misma táctica empleada contra el director saliente, que incluyen denuncias en la Oficina Anticorrupción y filtraciones a periodistas amigos para forzar renuncias.

En su gestión de poco más de un año, el titular saliente se había negado a practicar cirugía mayor en los cargos jerárquicos del instituto que todavía quedaban del kirchnerismo, en especial, vinculados a La Cámpora. Eso sucedió en la mayoría de los ministerios y secretarías estatales, un pedido que bajó desde el vicejefe de Gabinete. Por eso, Avelluto volvió a decir que Cacetta “es una persona honesta y ha hecho un buen trabajo en el fomento del cine nacional” pero remarcó que sus respuestas frente a casos de corrupción “no fueron convincentes”.

Más allá de la puja con la industria, varios de los apuntados por el Gobierno prepararon este fin de semana su salida de la sede de calle Salta.