POLITICA CRISIS EN LA INDUSTRIA

Gremios estiman en 22 mil las suspensiones

Son datos de la UOM y Smata. Esta semana, el Gobierno dará a conocer las cifras del empleo. La desaceleración afecta a las autopartistas, las metalúrgicas y la construcción.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam
El problema de los despidos y suspensiones tendrá esta semana un aporte estadístico clave para evaluar la dimensión nacional del problema: el Indec y el Ministerio de Trabajo presentarán en los próximos días los datos del segundo semestre. En base a datos provinciales, estimaciones gremiales y la información que pudieron adelantar los entes oficiales, PERFIL pudo constatar que habrá malas noticias en los sectores metalmecánicos, terminales automotrices, ensamblado de productos electrónicos y construcción.
Los más afectados son, justamente, los sindicatos de mayor peso que están afiliados a la central oficialista que dirige el metalúrgico Antonio Caló: la UOM, el Smata y la Uocra.
A nivel nacional, Caló dijo que hubo unos 3 mil despidos desde enero y cerca de 10 mil trabajadores metalúrgicos afectados por suspensiones sobre un total de 250 mil afiliados. Sólo en Tierra del Fuego, el gobierno provincial informó que se perdieron 1.800 puestos de trabajo, la mayoría de las bajas se dieron en afiliadas de la UOM. Ayer, el dirigente metalúrgico terminaba de gestionar en la cartera de Trabajo soluciones para la autopartista Visteon y las empresas del Grupo Cirigliano, cuando se enteró de que otra empresa, Fujitec, había anunciado suspensiones y debió volver.
El secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli, estimó que 12 mil trabajadores de Smata están afectados por suspensiones y que hubo 500 despedidos. Este último número fue cuestionado por militantes opositores de su gremio. En la construcción, un informe elaborado por Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción alertó hace una semana que la comparación con el año anterior arroja una pérdida de 19 mil puestos de trabajo.
El reclamo estuvo presente en los planteos de la CGT de Caló y la CTA que dirige Hugo Yasky en sus reuniones con Capitanich de esta semana, pero sólo el de la CTA puso el problema en el primer plano. “Vemos situaciones de despidos y reducción de horas de trabajo que son una señal de alerta”, explicó a PERFIL Yasky, y sostuvo que “la única solución es generar un ámbito tripartito para seguir el tema y mantener el ingreso para que el consumo popular siga siendo un pilar de este modelo”.
En términos geográficos, los problemas de despidos y suspensiones se concentran en Tierra del Fuego, el conurbano bonaerense, el corredor industrial de Santa Fe y Gran Córdoba. Desde esta última provincia, hay cuestionamientos al modo en que la CGT de Caló trató el tema en su reunión con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. “El planteo sobre Ganancias tendría que haberse hecho cuando trabajábamos horas extra, hoy el problema principal son los despidos y suspensiones”, indicó a PERFIL Rubén Urbano, secretario general de la seccional provincial de la UOM.
En relación con Santa Fe, el ministro de trabajo provincial, Julio Genesini, indicó a este medio que “si bien hay poca generación de empleo, no hay una destrucción generalizada de puestos de trabajo”. Y agregó: “Se han tramitado más de treinta procedimientos preventivos de crisis que se han ido resolviendo con suspensiones y cambios en la modalidad de retribución”.

Aurelio Tomas