POLITICA INTERNAS EN LOS DDHH

Una grieta irreversible | Hebe y Estela: dos referentes que no se pueden ni ver

La nula relación entre ambas estalló por los aires en la previa del 24 de marzo. Sueños Compartidos, "diferencias ideológicas" y reuniones con el gobierno de Macri.

Un nexo. Hebe y Estela, unidas por la expresidenta Cristina Kirchner.
Un nexo. Hebe y Estela, unidas por la expresidenta Cristina Kirchner. Foto:Cedoc.
Luego de varios años de tensión y diferencias "ideológicas y políticas", tal como lo definió la misma Estela de Carlotto en los últimos años, Hebe de Bonafini explotó y trató de "traidora" a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo por haberse reunido con el vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador.

Sin embargo, la relación entre las principales referentes de los derechos humanos del país no hizo cortocircuito por una simple reunión. La división entre Madres y Abuelas comenzó hace varios años, según contó Estela de Carlotto en una entrevista del 2014. Las diferencias entre las "metodologías" de las asociaciones se explica además por una "cuestión ideológica". Así lo reveló Carlotto al diario El País de España tras diferenciarse con Hebe de Bonafini al asegurar que ella "insulta, agravia y desmerece".

En diálogo con el medio español, Carlotto no sólo recordó el nacimiento de los organismos de derechos humanos, sino además su división, sus peleas y la diferencia "monetaria" que las vinculaba con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y su antecesor.

Al principio eran "un rejunte" definió la titular de Abuelas sobre las rondas a la Plaza. "Padres, hermanos, esposas, abuelas, todos. Luego, viendo que el paso del tiempo nos delineaba un trabajo específico a las abuelas, para buscar a los niños, nacemos unos meses después un grupo de abuelas como abuelas. Madres quedó buscando los hijos, abuelas buscando a los nietos. Nosotros nacemos en octubre del 77 y las madres en abril del mismo año".

Y remarcó: "La división es entre madres, no de abuelas. Hubo una escisión en 1986 donde una líder no conforma, no se avienen, no se llevan bien y deciden separarse en un grupo que pasó a llamarse Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Acá está la señora Hebe de Bonafini, por un lado, allá está Marta Vásquez —línea fundadora— por el otro. La división sigue".

"No nos llevamos bien con la señora Hebe de Bonafini. Pero sí con la señora Marta Vásquez". Se trata, explicó, de "una cuestión ideológica, de actitud frente a esta lucha". Hasta ahora, tanto a Bonafini como a Carlotto sólo se las vio juntas en determinados actos kirchneristas en donde se requirió su presencia, pero pocas veces compartieron actividades de sus organismos.

"No coincidimos con la forma y proceder del grupo de madres de Hebe de Bonafini y sí coincidimos con todos los demás organismos. Pero no por alianzas, sino porque tratamos siempre de estar juntas. Pero llega un momento en que ya no iba eso. Era nosotros hablar a la pared, era más guerra que convicción y dijimos: 'No se puede con esta señora'. Ella insulta, agravia, desmerece… Y en un momento dijo: 'No hay que encontrar a los nietos, ya están perdidos, son irrecuperables'. Hoy se alegra", lanzó.

Asimismo, subrayó la diferencia "económica" en la relación con Néstor y Cristina Kirchner por parte de Abuelas y por parte de las Madres, a cargo de Bonafini.

"Apoyamos a un Gobierno que hace cosas, que nos abre las puertas, nos consulta y nos ayudan económicamente. Con una rendición —de cuentas—, atención, peso sobre peso, centavo sobre centavo, con auditorías permanentes. Porque nunca nos va a pasar que la plata se vaya por las hendijas. Porque acá yo soy la responsable. Nadie va a dudar de Abuelas y va a decir que mentimos ni que usamos dinero que no sabe adónde va, ni que nadie se enriqueció", criticó , por último, Carlotto de manera solapada a su par de Madres sobre la administración del programa Sueños Compartidos.

El conflicto por la causa Sueños Compartidos. A casi tres años de dichas declaraciones, hay que sumarle el conflicto que desató en 2011 por el programa Sueños Compartidos, que vinculó a Hebe de Bonafini en el presunto desvío de fondos organizado por los hermanos Schoklender.

En ese entonces, Carlotto cargó contra Hebe: "Ella es la que dirige esa institución no puede estar ajena a lo que pasa y a lo que ha pasado. 

Sobre el rol que Schoklender jugó en la entidad de Bonafini, la titular de Abuelas indicó: "A nosotros nos produjo asombro su incorporación a la institución, porque no tenía nada que ver".

Detención de Hebe y reuniones con el Gobierno de Macri. Carlotto es quien da una imagen más moderada pero hasta antes del día de hoy, fue siempre la que se encargó de marcar las diferencias con Bonafini. Otro ejemplo fue cuando el año pasado la policía fue a llevarse a la titular de Madres a declarar por la causa de Sueños Compartidos, y ella se rehusó. 

"Hebe de Bonafini es una señora con carácter fuerte que se expresa de una manera que no es la mía. A la justicia no hay que resistirse porque es una obligación ciudadana", consideró Carlotto.

Más adelante, la Secretaría de Derechos Humanos conducida por Claudio Avruj, intentó reunirse con ambas entidades para dialogar sobre muchas diferencias que aún siguen vigentes con el Gobierno. No obstante, sólo fue Carlotto quien se reunió. Bonafini no ha mostrado interés en reunirse, siguiendo la línea de lo que hoy declaró, en referencia a una nueva reunión de Abuelas con el gobierno de Vidal: "El gobierno completo, no hay ni uno que se salve, es nuestro enemigo", remarcó y agregó: "Por eso compañeros no somos iguales, no nos parecemos y no queremos que nos digan abuelas".