POLITICA CRISIS

Grupo 23, de Szpolski y Garfunkel: el fin de la era K con deudas y despidos

Defensor de “el modelo” y atacante de los opositores, el multimedio atraviesa una situación económica delicada en varios frentes. Mapa de medios.

PERFIL COMPLETO

Foto:cedoc

Todo gobierno democrático, por más prolongado que sea, concluye su ciclo. La estructura mediática que éste erigió para prolongarse en el poder, tarde o temprano, se ve obligada a adaptarse para sobrevivir. Situación similar parece estar atravesando el grupo Veintitrés, el multimedia K cuyas principales y extravagantes figuras son Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, hoy aparentemente enfrentados

Compuesto por nueve medios (el canal de noticias CN23; los diarios Tiempo Argentino y El Argentino; las revistas Siete Días Cielos Argentinos; y las radios Rock & Pop, Vorterix, Splendid y Radio América), el Grupo Veintitrés supo amasar fortunas mediante la inyección indiscriminada de la pauta oficial. Según un informe conjunto de Jefatura de Gabinete, Poder Ciudadano y Fundación LED, el grupo fue el mayor beneficiario de la pauta: entre julio de 2009 y junio de 2015, recibió la suma de 814.961.991 de pesos, más del doble de lo que recibió el segundo de esa lista, el grupo Albavisión, del misterio empresario mexicano Remigio González. Pese a esto, la situación económica del mulitimedia sigue siendo apremiante: “La empresa está en un proceso de vaciamiento del medio”, disparó el delegado sindical de Tiempo Argentino, Randy Stagnaro. 

Horizonte macrista, ¿camino minado?

El primer tramo de la nave insignia de la flota ultra-K encontró sus primeros tropezones con el cambio de gobierno. A finales de diciembre, el Grupo comenzó a exhibir sus primeras fisuras en su economía a partir de los primeros conflictos gremiales, que incluyeron la falta de pagos de salarios y aguinaldos. Alejandro Alfie, autor del libro “Los agentes de Néstor y Cristina”, expresó a Perfil.com la delicada situación que atraviesa la empresa: "El Grupo no recibe la misma pauta que le daba el anterior gobierno. Esa era su principal fuente de financiamiento”. Altas fuentes ligadas al multimedio, en cambio, prefirieron no dar precisiones fuera de los datos oficiales, aunque aseguraron que todo sigue en marcha: “Todas esas cosas no son ciertas. Prendé la Rock & Pop y funciona, poné CN23 y está al aire, buscá Infonews y está andando. El Argentino hoy salió”, argumentaron. 

La realidad discrepa de este aparente funcionamiento. El diario Tiempo Argentino no salió a la calle los días 2 y 14 de enero por conflictos salariales. Por su parte, el matutino El Argentino, dejó de funcionar en seis de las siete zonas que tenían edición propia (sólo se mantiene la de Capital Federal, mientras que las de Zona Sur, Zona Norte, Rosario, Mar del Plata y Córdoba y Mendoza no estarían publicando).  

La situación no es mejor en Radio América, también perteneciente al grupo, en paro desde hace siete días por problemas en la liquidación de los sueldos de diciembre y el aguinaldo. En las radios Splendid y Rock & Pop, aunque sin ir a paro, trabajan únicamente los operadores. 

Más confusa aún se vislumbra la situación de las revista dominical Siete Días y de Vuelos Argentinos, publicación gráfica en los aeropuertos. Respecto de esta última existen versiones encontradas. Randy Stagnaro, delegado de prensa de Tiempo Argentino, denunció: “Las dos publicaciones dejaron de imprimirse. En Vuelos Argentinos trabajan dieciocho personas. Nunca fueron atendidos, no les prestaron atención”. En cambio, directivos allegados al Grupo Veintitres desmintieron rotundamente esta afirmación: “Siete Días sigue en funcionamiento, desde diciembre dejó de trabajar como publicación de Aerolíneas y pasó a hacerlo para Aeropuertos Argentina 2000”. 

Dentro de este contexto de claro retroceso, aún persisten en el Grupo tres marcas que aún gozan de cierta solidez. Se trata de Radio Vorterix (de cuyo paquete accionario participa Mario Pergolini), el canal informativo CN23 y el portal online, Infonews. Ninguna de las tres ha presentado, hasta el momento, conflictos con sus trabajadores. 

 

 

 

 



Andrés Todesca y Andrés Viviano