POLITICA RECAMBIO LEGISLATIVO

Guerra por los despachos en el Senado que viene

Cristina Kirchner y el radical santacruceño Eduardo Costa quieren uno de los más luminosos. Otros casos. El senador que "entró" por una ventana.

Foto:Twitter

La negociación por los mejores despachos en el Congreso ya arrancó. Pero son batallas arduas que pueden terminar más tarde que el 10 de diciembre cuando asuma la nueva Cámara. Como no está por escrito como se heredan las mejores oficinas, todo depende de la negociación política y las autoridades suelen mantenerse al margen. Hasta que no hay más remedio que interceder.

Puede llegar a pasar algo así en el Senado, donde uno de los más interesantes está ubicado en el tercer piso. Se trata del despacho de la senadora camporista por Santa Cruz Virginia García, hermana de la esposa de Máximo Kirchner. Cristina Kirchner, electa por la provincia de Buenos Aires, ya ocupó ese despacho cuando estuvo en la Cámara alta y quiere regresar, aunque el radical electo por Santa Cruz, Eduardo Costa, lo quiere porque dice que corresponde a esa provincia y no a la capital.

Otro despacho que genera disputas, y que también será desocupado en diciembre, es el de Gerardo Zamora, próximo gobernador de Santiago del Estero. Las oficinas que ocupa Zamora fueron siempre del presidente provisional del Senado. El gobernador electo ocupó ese lugar hasta 2015, pero aunque dejó de cumplir esas funciones se quedó con el despacho, según informó Clarín. Habrá que ver que hace Federico Pinedo, en ese cargo actualmente. 

Otro despacho amplio, que quedará libre es el de la sanjuanina Marina Riofrío. En ese caso, todo indica sí se cumplirá la tradición de que la oficina pase llave en mano para otro coprovinciano: allí iría Rubén Uñac, el peronista (hermano del gobernador) que acaba de ganar por una amplia diferencia en San Juan.

Si bien todos los senadores quieren tener su despacho en el Palacio, el edificio está completo, por lo que los más desconocidos lo tienen en el Anexo del Senado, en la ex Caja de Ahorro. 

José Di Mauro es director de la revista Parlamentario y Parlamentario.com. En diálogo con Perfil explicó: "No existe ningún protocolo para la entrega de despachos. En algún momento se buscó impulsar proyecto de resolución para solucionarlo, perno nunca llegó a concretarse, siempre es distinta cada situación". Si bien "en general se arregla entre los senadores, cada caso es un mundo".

El problema surge cuando hay cambios inesperados, como el caso de Santa Cruz, donde el kirchnerismo perdió la elección. "En general el peronismo reemplazaba al peronismo entonces no había modificaciones, pero cuando se cambia el statu quo se dan situaciones nuevas".

Un despacho pequeño en la Cámara puede tener unos 40 metros, mientras que los más amplios, más de 90. Según su experiencia, "a Cristina le terminarán dando un buen despacho, no creo que le quieran mojar la oreja con eso. Me parece que se lo van a dejar y Costa tendrá otro lindo también". Las disputas no son nuevas. Di Mauro recordó uno de los tantos casos históricos: "En los '90 Jorge Yoma quería un despacho reservado y durante enero, con casi todos de vacaciones, se metió por la ventana de una oficina y copó literalmente el lugar".