POLITICA

Gustavo Menéndez, el candidato massista que lucha contra Othacehé

Encabeza la lista de concejales del Frente Renovador en Merlo. Violencia y amenazas en épocas de campaña.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

La campaña electoral de no dejó nada librado al azar. A las acusaciones y denuncias cruzadas entre los candidatos, se sumó una violencia proporcional a la llegada de los comicios legislativos. Agresiones, amenazas, pedradas, todo vale en un contexto que, paradójicamente, es la preparación para un acto democrático. En Merlo, municipio administrado por Raúl "el Vasco" Othacehé desde hace veintidós años, las denuncias han llegado desde todos los sectores, desde partidos políticos hasta organismos de derechos humanos.

Gustavo Menéndez encabeza la lista de concejales del Frente Renovador que ganó en las elecciones primarias y cuyo margen podría ampliar el domingo. Menéndez firma que las unidades básicas son blanco fijo y que, por eso, arma las reuniones en casas de familia. En el camino electoral aparecen golpizas, embargos, amenazas y una causa por malversación de fondos públicos que data de su paso por la administración de Casinos de la Provincia de Buenos Aires, causa que, dice, fue armada.

"No es 'mi versión'. Terminaba mi gestión y pedí una auditoría. Del Casino del Mar, los empleados retiraron un dinero para poder operar el Casino Central. Eso que declararon ellos en la causa, después dijeron que fue por orden mía", explicó el candidato. "Todavía no pudieron probar el faltante, ni con arqueos simultáneos. Es una causa impulsada desde lo político y sin fundamento jurídico que se utilizó para operar", aseguró a Perfil.com.

Perfil.com: Siendo así, ¿quién impulsa la causa desde lo político?

Gustavo Menéndez: Durante los tres días previos a las primarias, hubo un video de cuatro minutos con veinte segundos que apareció cuatro veces al día, donde dicen que soy yo aunque no se me ve la cara. Hay que tener plata y poder para hacer eso. La causa estuvo parada durante dos años, hasta que decidí ser candidato a Intendente en 2011. A la segunda candidata de mi lista (Roxana Monzón, vicedirectora de una escuela) la fajaron, la escupieron y le metieron un culatazo. Después le dijeron: "Esto te pasa por militar en contra del Vasco". El pasquín del municipio dijo que le pasó porque es "una señora que llegó a su casa a las dos de la mañana". A otro candidato mío lo dejaron en silla de ruedas barrabravas que laburaban en el municipio. A la hermana le cerraron la fábrica y se tuvo que mudar a Ituzaingó. Todos nombran a un tal "Vasco". No sé quién es ese tal "Vasco", pero debe ser muy poderoso.

- ¿Quién es Raúl Othacehé?

- Es el intendente de Merlo desde hace veintidós años, por lo que es responsable de que Merlo sufriera el peor proceso de empobrecimiento de su historia. Quebró la matriz industrial y comercial, dejó sin trabajo a miles que tienen que irse a otras ciudades para laburar. Logró que la única industria que crezca en Merlo sea la de la pobreza.

- El ministro Julio De Vido dijo que el Producto Bruto de Merlo creció un 106% y que se invirtieron 600 millones de pesos en el municipio...

- El Gobierno Nacional también dice que con seis pesos se puede comer y que los trenes son eficientes. Merlo vive únicamente del Estado Nacional. Tenemos los hospitales desabastecidos, las salas de atención cierran a las dos de la tarde y no tienen guardia. Dibujan hasta la tasa de mortalidad infantil: los chicos de Merlo que mueren en hospitales fuera de Merlo, no son de Merlo.

- ¿Cómo se vive una campaña electoral opositora en Merlo?

- Me hicieron 1.800 actas de infracción por pegar calcos. Ahora tengo una propiedad embargada y otra en camino. Merlo está contaminado visualmente de publicidad oficial, pero nosotros no podemos. Othacehé también negoció con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para que le bajen las listas de Martín Sabbatella y la de Luis D´Elía para no perder más votos. Armó la lista de De Narváez...

-¿Othacehé armó la lista de Francisco De Narváez?

- De cabo a rabo. En 2009 entró un concejal de De Narváez y sólo se dedicó a fustigar al resto de la oposición. El Concejo está dividido en catorce oficialistas y diez opositores, aunque en realidad éstos son sólo tres, porque el resto vota con el oficialismo.

- ¿Qué propone para el Municipio?

- Al haber atravesado una gestión tan desastrosa, no hay una solución general, sino que hay que aportar muchas. 250 mil personas se van todos los días de Merlo en el Ferrocarril Sarmiento porque no hay oferta laboral en Merlo. Si se garantiza la seguridad jurídica, que los comerciantes tengan la habilitación definitiva y no que sean socios bobos del Estado por la fuerza con habilitaciones transitorias, también recuperás la oferta laboral. En salud, como primera medida, hay que reformar la atención en las salas de emergencia, que atiendan las 24 horas. Los impuestos en Merlo son una estafa. En seguridad, apoyamos la creación de la Policía Municipal con transferencia de recursos y la descentralización judicial.

- Su discurso trasciende a la actividad de un concejal. Habla más como candidato a intendente...

- Fui candidato a Intendente en 2011 y quiero serlo en 2015. Igual, desde el Concejo se puede hacer mucho. Más si podemos meter ocho concejales, como pareciera ser.

- En los '90, integró la lista de concejales de Raúl Othacehé ¿Qué pasó entonces?

- Lo puedo contar y no me da vergüenza. A los 18 entré a trabajar a la municipalidad durante la gestión de Mateo Zencich. Cuando llegó Othacehé, yo era dirigente del peronismo universitario y me quedé. Fui subsecretario de Tierras. En 1996 me fui al notar el desprecio del intendente por la pobreza y la militancia. Ahí me dijo: “De mi banda se van porque los echo o con los pies adelante”. Casi al instante me acusaron de vender tierras, de quedarme con guita, de ser de la mafia china y de narcotraficante.

- ¿Qué opina su familia de las consecuencias de su actividad?

- Está hablado. Corremos riesgos pero se la bancan. Actualmente, viven en Malvinas Argentinas por cuestiones de amenazas. Entre otras cosas, a mi esposa le pusieron una pistola en la cabeza. No hice la denuncia porque ya me acostumbré a que no sirva.

- ¿Qué fue lo que cambió tanto de 2011 para acá para que se dieran vuelta los números electorales?

- Son un cúmulo de cosas. Para ejercer un cargo de relevancia absoluta como presidente o gobernador tenés que tener conocimiento técnico, conocimiento político y equilibrio emocional. Cuando todo el mundo te dice que no te equivocás nunca, que sos genial, que tus chistes son los mejores, cuando te desconectás de la realidad, cuando hablás sólo con tu gente, empezás a mentirte. Y cuando empezás, tenés que redoblar la mentira anterior y así terminás en esto. De yapa, nos hemos peleado con todo el mundo.

- Sin embargo, en estas elecciones la disputa no viene desde los gobernadores, sino desde los intendentes.

- El poder lo tienen los intendentes porque Scioli no conoce la provincia. Se armó una propuesta novedosa y con gente que me ha ayudado mucho. A Sergio (Massa) lo conozco de los años de Palito Ortega. Soy amigo de Jesús Cariglino, Joaquín De La Torre, Luis Acuña, Carlos Selva, Gabriel Katopodis, Sandro Guzmán, Patricio Hernández, el que más me ayudó en los últimos años. Todos compañeros de fierro con los que se pudo armar una alternativa ganadora. Mientras hacemos campaña, del otro lado piensan cómo nos robarán la elección.

 

(*) Especial para Perfil.com.



Nicolás Lucca (*)