POLITICA EXCLUSIVO

Habla el espía amigo de Nisman: “Alberto me contó que en su denuncia lo tenía a Timerman hasta las bolas”

Carlos “Moro” Rodríguez, el hombre de inteligencia que le presentó a Lagomarsino habla por primera vez desde la Argentina. Primera parte de la entrevista. 

PERFIL COMPLETO

Se trata de Carlos “Moro” Rodríguez, un hombre clave que conoce a todos los protagonistas. El 15 defebrero declarará en la causa judicial que investiga qué pasó el 17 y/o 18 de enero del 2015 con el fiscal Alberto Nisman.

- ¿Cómo se enteró de la muerte de su amigo?

- Me levanté de dormir, muy temprano a la mañana. Miré el celular y leo “lo mataron a Nisman”. Pensé que era un chiste de mal gusto. Cuando releo la noticia le mandé un mensaje de whatsapp a Alberto: “Alber estás?” El whatsapp entró pero nunca hubo respuesta.

- ¿Sabía que Nisman estaba preparando una denuncia contra la Presidenta?

- Sí. Lo sabía. Lo sabía que la iba a hacer desde antes de irme (habla de su viaje a España en el 2013). Me junté con él y me puntualizó, con estas palabras, “a Timerman lo tengo hasta las bolas” y me nombró otros personajes. Estaba chequeando si esto seguía hasta arriba y que estaba esperando información de parte de Stiuso y compañía.

- ¿Por qué lo sacan a Stiuso en diciembre del 2014? ¿Tiene que ver con la denuncia?

- Posiblemente que sí. Casi seguro que se habían enterado que estaban trabajando en esto y que Stiuso estaría colaborando con Alberto. Me imagino que lo sacaron por esto. Alberto tenía mucha confianza y respeto por Stiuso y trascendió la frontera de lo profesional. Él me manifestó que eran amigos y hasta las familias se conocían.

- ¿Cómo lo conoció a Nisman?

- Lo conocí en el juzgado de Morón. Hace muchos años, antes de la Tablada. Él trabajaba en el juzgado de Morón de Gerardo Larrambebere.  

- ¿Cuál era su función profesional?

- Yo estaba en inteligencia de Fuerza Aérea.

- ¿A Sandra Arroyo Salgado la conocía?

- Sí claro. Por Alberto. Las hijas de Alberto fueron desde el jardín de infantes junto con las mías. Se hicieron muy amigas. Estuvieron juntas hasta que el colegio de ella se cerró.

- ¿Lo vio a Nisman cuándo viajó a Europa?

- No sabía que estaba en Europa. Pero nos enviábamos mensajes siempre.

- ¿Cómo era Nisman? Se dijo de todo de mujeriego a homosexual...

- Alberto era un gran tipo. ¿Mujeriego? Ponele, le gustaban las mujeres pero era muy buen padre, muy buen amigo, compañero y respetuoso. Cuando me junté, en una de las últimas veces, con él me contó que estaba separado. Jamás me habló mal de Sandra. Con respeto me dijo que había sido lo mejor que les podía pasar a los dos. Sandra también está muy bien, recuerdo que me dijo.

- Cuándo Aníbal Fernández dijo lo que dijo de su amigo, ¿qué le diría hoy?

- Los fueros no me preocuparon nunca. El día que tenga que decirle algo se lo diré en la cara. Cuando fue mi problema con Marcelo Saín, un amigo en común me pasó el mail de Aníbal Fernández y me contestó. Nada cambió. Lo único que te diría es que Fernández se lo tendría que haber dicho a Nisman en la cara, si tenía huevos… Es más, como funcionario  lo tendría que haber denunciado a Nisman en vida. Si Nisman era todo lo que dijo lo tendría que haberlo denunciado pero si tenía huevos. Por mucho menos, denuncié a Saín. Pero en los medios somos todos guapos. En la justicia, es donde se hacen las denuncias.

- ¿Qué pasó con la denuncia de Saín contra usted?

- La denuncia fue toda mediática. Él presentó información reservada y sin orden judicial, ante el Consejo de la Magistratura. Sacó, sin orden judicial, los movimientos migratorios míos y de mi familia. Saín decía que yo viajaba a EEUU por tres días para los jueces. Lo denuncié por abuso de autoridad y violar la ley del secreto que nos resguarda como agentes de inteligencia.

- ¿Por qué el ensañamiento?

- Pensé que era político para atacar a los jueces de lo penal y económico porque yo investigaba grandes causas de contrabando. Hoy tengo serias suposiciones pero no tengo pruebas para demostrarlo.

- ¿Cómo explica las cuentas de Alberto Nisman con Diego Lagomarsino?

- No tengo explicación.

- ¿Cuándo lo conoció a Lagomarsino?

- A Diego lo conocí hace años. Era un chico informático y mi hermano decía que había un “pendejo que la descocía, que era hacker”. Así se lo presenté a Alberto. Estaba siempre dispuesto a ayudar. La relación que se hizo entre ellos dos, va por cuenta de los dos.

- Pero hoy, ¿sigue creyendo en la versión que dice Lagomarsino de que Nisman le pidió un arma?

- Sí. ¿Por qué no?

- Pero lógica pura, ¿vos te matás con el arma de tu amigo y viviendo en un piso 13?

- Es que Alberto jamás pensaría en matarse. Menos dejando cómo última imagen suya la de estar tirado en calzoncillos en un baño. Para eso, me imagino con la mejor pilcha en un departamento inmaculado, con gas, dormido en la cama. Pero tampoco. Suicida es la imagen del perdedor. Y eso no era Nisman.

- ¿Cree que alguien pudo haber empujado a Nisman a realizar esa denuncia? Se habla de financistas…

- Pero Alberto estaba trabajando hace tiempo en el tema.

- ¿Quién cree que lo mató a Nisman?

- Si hablas con un kirchnerista te dirá “nos tiraron un muerto”. Si hablas con los críticos de Cristina dirán “lo mataron”. Creo que hay que investigar a todos.

- ¿Se investigó todo?

¡No! Recién vamos a empezar. Si vamos a la lógica pura, el gobierno no salió indignado a buscar a los asesinos que le tiraron un muerto. No fue así. Cuando ves cómo fue la reacción del gobierno, fue culposa. Actuaron como queriendo esconder algo. Hablan del pescado podrido que se comió Cristian Ritondo, ¿y Cristina con Nisman? Dijo de todo. Un día una cosa, al otro, otra. Pero salieron a atacar al muerto. Nisman era un trucho decía el súper hombre (por Aníbal Fernández) pero no lo denunciaron en vida. La reacción avala más la versión de que lo mató alguien cercano al gobierno.

- ¿Y su presentación? ¿En qué consistirá?

- No puedo adelantar nada pero, en una de esas, abrimos una puerta para la investigación. Estoy ansioso porque llegue el día de mi declaración.

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @luisgasulla



Luis Gasulla (*)