POLITICA

Hallan pruebas sobre la campaña 2007 que Oyarbide “se olvidó”

Investigación por presunto lavado. Casanello encontró datos que debían estar en otro juzgado.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pedro Lazaro Fernandez

El juez federal Norberto Oyarbide quedó otra vez en medio de la polémica. En el Juzgado Federal Nº 7, que el magistrado subrogó hasta diciembre de 2012, hallaron un expediente con información central para la causa sobre una presunta maniobra de lavado de dinero en la recaudación de campaña 2007 de Cristina Kirchner-Julio Cobos. El juez debería haber enviado esa documentación a su par Ariel Lijo en 2012 para que fuera peritada. Así lo confirmaron dos fuentes judiciales a PERFIL.

En 2012, la Cámara Federal le había ordenado que remita ese expediente a su colega porque éste ya tenía una causa con la misma pesquisa.  

A principios de diciembre, el personal a cargo del juez federal Sebastián Casanello detectó un archivo con varios pedidos del juez Lijo para que Oyarbide le remita toda la información financiera sobre las empresas y personas investigadas en la mafia de los medicamentos que figuran como aportantes a la campaña 2007.

Ante el descubrimiento, Casanello envió la información a su colega Lijo. Se trata de documentación sobre Gabriel Brito y su empresa Global Pharmacy, una firma de auditoría interna de droguerías y laboratorios que aparece donando $ 310 mil al proyecto presidencial. Pero que estaba al borde de la quiebra. Brito es quien inició la causa contra el Frente para la Victoria por supuesto lavado de dinero en la campaña.

La hipótesis de la Justicia es que los recaudadores del oficialismo, a cargo del entonces superintendente de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli, utilizaron cheques de empresas de la salud proveedoras del Estado o de obras sociales sindicales para camuflar fondos provenientes de otras fuentes financieras que no podían figurar en la campaña.

Lijo ya encargó un peritaje a la Corte Suprema que reveló PERFIL en abril y que confirma que en al menos tres casos no se puede identificar el origen del dinero aportado a la campaña. Ahora el juez Lijo deberá ordenar un nuevo peritaje para analizar un cuarto caso.

En los últimos días, el Juzgado Federal Nº 4 solicitó a la AFIP los libros de actas, balances y movimientos bancarios de Global Pharmacy entre 2007 y 2009 para el nuevo peritaje. Brito dijo en entrevistas periodísticas que esos $ 310 mil no le pertenecían y que el aporte fue realizado por Néstor Lorenzo, detenido hasta hace pocos meses por la mafia de los medicamentos, y por Capaccioli, quienes utilizaron un cheque de Global Pharmacy para realizar la operación. Aunque podría quedar imputado, Brito dijo ayer a PERFIL que está ansioso por declarar ante el juez.



Emilia Delfino