POLITICA LOS EFECTOS DEL ESCANDALO

Hasta los proyectos con consenso se frenan por la parálisis del Congreso

La crisis política que generó el procesamiento de Amado Boudou profundizó el estado de parálisis que se viene viviendo este año en el Congreso, sobre todo en la Cámara de Diputados. Así, muchos proyectos que tienen el consenso de las bancadas oficialistas y opositoras son dejados en un segundo plano.
En la primera mitad de 2014, hubo apenas seis sesiones en la Cámara baja, dos de las cuales fueron visitas del jefe de Gabinete para brindar su informe de gestión. La cifra es baja, sobre todo al tratarse de un año sin elecciones. En las comisiones permanentes también se ve la inactividad: 23 de las 45 existentes se reunieron menos de tres veces en lo que va del año. Y hay siete que se juntaron apenas una sola vez. La de Seguridad, problema que encabeza todas las encuestas, se reunió dos veces. De esta manera, hay iniciativas que son promovidas por bloques oficialistas y opositores que quedan rehenes de los enfrentamientos políticos. La devolución del IVA para los beneficiarios de planes sociales (pagando con su tarjeta de débito) es promovida en siete proyectos distintos. En la comisión de Presupuesto, el titular Roberto Feletti pidió analizar “el costo fiscal”. En cambio, sí se aprobó la rebaja del IVA a los medios pequeños y medianos.
En noviembre de 2013, la comisión de Legislación del Trabajo aprobó un dictamen para modificar el régimen de licencias, incluyendo casos de adopción y extendiendo el plazo por paternidad, entre otros puntos. Se tomaron ideas de 25 proyectos distintos, pero no siguió avanzando.
El exponencial crecimiento del juego en la última década trajo aparejado la suba de casos de ludopatía. Por eso, el año pasado en la comisión de Prevención de Adicciones se unificaron dos proyectos (uno radical y otro kirchnerista). Pero el debate llegó hasta ahí. Similar es el caso de la iniciativa para crear un régimen de prevención del suicidio. Hay un proyecto firmado por radicales, macristas, kirchneristas y la Coalición Cívica.
Un amplio abanico de legisladores considera que los juicios por jurados pueden mejorar la crisis de la Justicia. El tema ni está en agenda, a pesar de que hay once proyectos presentados de referentes de casi todos los bloques. Otro proyecto con consenso es el de declarar como inembargable la vivienda única de una familia.
Mientras tanto, la actividad parlamentaria sigue girando en torno a Boudou. En el Senado, se espera la visita del jefe de Gabinete para el miércoles 30 y todavía es una incógnita si estará presente el vice. En Diputados, el dictamen que rechaza el juicio político todavía no ingresó para ser tratado. El rumor es que recién lo haría la primera semana de agosto.

Gabriel Ziblat