POLITICA LA SITUACION EN LA PROVINCIA

Hay más detenidos en Buenos Aires y Scioli pidió “paz y tranquilidad”

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

“Seguramente vamos a atravesar las fiestas en paz y en tranquilidad”, anheló ayer el gobernador bonaerense Daniel Scioli frente a la expectativa de tensión abierta en torno a la semana previa a Nochebuena. Los gobiernos de la Nación y la Provincia coordinaron fuerzas para monitorear la situación en el Conurbano y organizaron un sistema de alerta para prevenir saqueos.
A la lista de 205 detenidos en territorio bonaerense ayer se sumaron seis más en Mar del Plata, como resultado de las investigaciones abiertas por los ataques a los comercios del 10 de diciembre.
En Mar del Plata, la policía realizó dos allanamientos y descubrió electrodomésticos robados. Los detenidos, todos mayores de edad, fueron imputados por el delito de “robo doblemente agravado en poblado y en banda y calamitoso” y quedaron a disposición de la Fiscalía 5, a cargo de Mariano Moyano.

La tensión entre la Gobernación y sectores de la policía provincial se cerró cuando Scioli dispuso por decreto un aumento salarial y clausuró la posibilidad de negociaciones.
Ayer, el gobernador dejó al descubierto el quiebre de la relación con la fuerza en declaraciones a radio Mitre. “Mi paciencia tiene un límite, esto no era una negociación, era una decisión”, argumentó Scioli, en referencia al incremento salarial.
Al ser consultado sobre el temor de muchos supermercadistas por los saqueos, Scioli aseguró: “Que desarrollen sus actividades con normalidad, vamos a estar, hay un despliegue preventivo”,. tranquilizó.
 El viernes, el gobernador evitó asistir a la graduación de los cadetes de la escuela policial Juan Vucetich.

“A la policía le hemos confiado que preserve el orden público, que cuide la vida, el patrimonio de los ciudadanos, cuando se retira de su lugar se generan las condiciones con las consecuencias que hemos visto”, se quejó ayer el gobernador, tras reconocer que el conflicto habían significado “los días de más tensión de mi carrera política”.



Hernán Delgado