POLITICA DESCARGO

Monseñor Aguer, enojado con PERFIL: "Me quiere oponer con algunos colegas obispos"

El Arzobispo de La Plata se mostró ofuscado con Diario Perfil, luego de que revelara una reunión entre el Papa y la cúpula de la CGT.

Monseñor Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata.
Monseñor Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata. Foto:Cedoc

El arzobispo de La Plata, Monseñor Héctor Aguer, realizó un furioso descargo contra Diario Perfil, por una nota publicada hace más de un mes en tono a controvertidas declaraciones sobre la comunidad gay, el aborto y el matrimonio igualitario realizadas por el prelado en diversos medios de comunicación. Entre otros cuestionamientos, el religioso argumentó que lo quieren "oponer con algunos colegas obispos".

Con su reflexión titulada “Sobre Periodistas y Periódicos”, Aguer manifestó que “existen en la Argentina periodistas extraordinarios, gente muy seria, estudiosa, que sabe de lo que habla". Y siguió: “En lo que se refiere a la Iglesia es más difícil todavía encontrar seriedad y objetividad; es un sector árido porque la mayor parte de los periodistas que se ocupan de la Iglesia en realidad tienen sus fuentes en “chismes eclesiásticos”.
 
Luego de esa introducción, el prelado apuntó contra PERFIL, durante el programa Claves para un Mundo Mejor, emitido por Canal 9. “Cada vez que este diario se ocupa de mí me califica de “arzobispo polémico”, “ultraortodoxo”, “perteneciente a los sectores más conservadores de la Iglesia”. Y ha llegado a decir que soy 'enemigo histórico del Papa Francisco'… Envié una carta para refutar esa infamia; se publicó, pero el “Defensor de los lectores” en lugar de defenderme a mí, insistió con la infamia".

La diatriba derivó en otras explicaciones. “El punto clave que quería destacar es que no hace mucho las instituciones productivas de la región platense, 19 instituciones, empezando por el Presidente de la Unión Industrial y presidentes de entidades que se dedican a la producción, me han venido a pedir que, por favor, les consiguiera un contacto con algunos ministros del Gabinete Provincial para ofrecer algunas sugerencias en orden a crear trabajo genuino… A partir de ese pedido que me hicieron al venir acá, al Arzobispado, nos hemos reunido dos veces, se hizo una tercera reunión a la cual asistieron varios ministros y por tanto 'el puente solicitado estaba construido”, justificó. Pero Diario Perfil, en este artículo que estoy mostrando a los televidentes, me quiere oponer con algunos colegas obispos como que yo soy 'el convocador', quiere decir que soy el que tiene la ambición de ser el que convoca, mientras que otros obispos son sólo humildes 'facilitadores”, se quejó.
 
Finalmente, manifestó que el medio “tiene una opinión hecha de mí, negativa obviamente, y yo también tengo una opinión formada del diario, que puedo formular de dos maneras. De una manera elegante y de manera popular. La manera elegante es decir que Perfil es un diario muy bien hecho para la burguesía de izquierda o para la izquierda burguesa, que es más o menos lo mismo. Y la formulación popular… perdonen, pero esa no la puedo decir por televisión". "Me apena tener que emitir este juicio sobre el diario, del que sufro repetidos y mendaces vapuleos, pues recuerdo que, hace algunos años, el director general de Perfil, Jorge Fontevecchia, vino al Arzobispado y me hizo una extensa y muy inteligente entrevista que hasta tuvo la generosidad de publicarla en uno de sus libros. Creo que es la única persona de ese diario que alguna vez habló extensamente conmigo; pero sus periodistas o algunos de ellos me parece que ni siquiera leyeron esa entrevista pues sino difícilmente escribirían lo que escriben. Cosas vederes…", siguió.

En la edición de este sábado, PERFIL dio cuenta de la organización de una visita institucional de la cúpula de la CGT al Vaticano, para reunirse con el Papa Francisco, luego del paro convocado para los primeros días de marzo.

Historial de escándalos. No es la primera vez que el titular del arzobispado platense carga contra los medios de comunicación. "La ligereza de algunos periodistas me parece un peligro", alertó en agosto del año pasado, luego de que trascendieran diversas expresiones de rechazo a un artículo suyo titulado La fornicación.

En aquel texto, Aguer cuestionó los "records notables de señoritas (...) que cambian de 'novio' cinco o seis veces al año", y sostuvo que "la 'igualdad de género' permite otras combinaciones, antinaturales". Para el sacerdote, hay un "negocio del anticonceptivo" y una "cultura de la fornicación" que hace que "la finalidad procreativa del acto sexual sea frecuentemente bloqueada, de modo expreso, intencional, en las fornicaciones ocasionales".

Asimismo, cuestionaba "la discriminación de los antidiscriminadores" que "ha llegado a límites inconcebibles, como el de negar el derecho de los niños a ser criados y educados por un padre y una madre", como se ha visto en "la entrega en adopción de niños a 'matrimonios igualitarios'".

"Tengo pleno respeto por las personas concernidas en todo lo que he dicho, y comprendo con cercanía y afecto sus conflictos, pero no puedo dejar de proclamar la verdad. Mal que le pese al INADI, si se entera", finalizó el arzobispo, de conocidas posiciones conservadoras.

En enero, reiteró esas definiciones en una entrevista radial, en la que insistió sobre su postura en torno a los gays en la iglesia, los abusos sexuales, el aborto y el Papa Francisco, y por las cuales criticó al periódico desde su participación en TV.