POLITICA DOCUMENTOS DE LOS ALLANAMIENTOS EN EL SUR

Hotesur intentó justificar que no lavó plata con viejas fichas de papel

El juez Bonadio buscaba probar que se habrían usado habitaciones vacías para blanquear dinero con los registros de los hoteles de los Kirchner.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Cuando la Policía Metropolitana ingresó a los hoteles de la familia Kirchner el 13 de julio, tenía la orden del juez Claudio Bonadio de llevarse toda la documentación contable y administrativa del manejo de Hotesur, la empresa dueña de los emprendimientos de la Presidenta. Bonadio buscaba información que determinara si las habitaciones contratadas por las constructoras de Lázaro Báez realmente fueron ocupadas o existió una maniobra de presunto lavado.

Se encontraron con registros de entradas y salidas de huéspedes volcados en 230 fichas de papel caratuladas por una cartulina rosa, según el acta del allanamiento a la que accedió PERFIL. Fuentes de la causa admitieron el asombro ante la “precariedad” de los registros,

Los huéspedes, sus entradas, salidas y consumo de frigobar, están registrados a mano y con información incompleta, informaron fuentes del expediente. En el Hotel Alto Calafate fueron recibidos por Osvaldo Sanfelice. Es titular de la empresa Idea S.A., gerenciadora del hotel de los Kirchner desde agosto de 2013 y socio de Máximo en la inmobiliaria. Sanfelice sólo entregó los libros y registros de su gestión y dijo que no tenía los de la antigua gerenciadora, Valle Mitre S.A., de Lázaro Báez. El mismo que contrataba las habitaciones.

La fuerza policial se dirigió a la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina para tratar de rastrear los registros por otra fuente. Pidió el legajo de Alto Calafate y le informaron que el hotel se había inscripto el 24 de julio de 2007 pero tres meses después, cuando Néstor Kirchner lo compró, se dio de baja. Las Dunas, Los Sauces y la Aldea del Chaltén, otros hoteles presidenciales, nunca estuvieron inscriptos.

Ocho miembros del equipo de Bonadio viajaron a realizar los allanamientos junto a la Metropolitana. Notaron diferencias entre los hoteles manejados por Sanfelice y Báez y el hotel Los Sauces, que también es de los Kirchner y está en la mira por el mismo caso, pero es gerenciado por Silvana Relats. Allí, fueron recibidos de manera poco elegante por Romina Mercado, presidenta de Hotesur y sobrina presidencial, que debió ser retirada del lugar. Cuando fueron a buscar los registros de huéspedes, al menos estaban informatizados. No se encontraban en el lugar sino en el Hotel Panamericano de Capital Federal, que es de los Relats.

Esta causa comenzó por una denuncia de la candidata presidencial Margarita Stolbizer por supuestas irregularidades en la administración de Hotesur. PERFIL accedió por primera vez al pedido del juez Bonadio a los peritos contables de la Corte, que fue anulado por el juez Rafecas. Bonadio quería que determinaran si Aerolíneas Argentinas y las constructoras de Báez contrataron habitaciones vacías en los hoteles presidenciales entre 2008 y 2014; si las gerenciadoras Valle Mitre e Ideas tenían capacidad económica y técnica para explotar hoteles del nivel de Alto Calafate; si ganaron dinero haciéndolo; si Valle Mitre puede justificar el alquiler del hotel que paga a los Kirchner; si estas gerenciadoras sólo regenteaban hoteles de la familia presidencial. Pero también pidió en los puntos de pericia determinar si las constructoras de Báez estaban haciendo obras en los mismos períodos que contrataron las habitaciones y si esas obras son cercanas o no a los hoteles. Cuántos empleados tenían las constructoras, cuánto costaron las habitaciones y comparar con tarifas de otros hoteles similares. Si los gastos en lavandería y alimentos coinciden con la ocupación de los hoteles.

Rafecas validó toda la prueba secuestrada por Bonadio.Las defensas de la familia sorpresivamente no apelaron ayer la decisión del juez.



Emilia Delfino