POLITICA TRAS EL APARTAMIENTO DEL MAGISTRADO

Hotesur: podría caer toda la causa contra CFK

Los camaristas que decidieron apartar a Bonadio evaluarán qué parte de la documentación recolectada en los últimos meses puede usarse como prueba.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Tras la salida del juez Claudio Bonadio, la causa que más preocupa a la Presidenta podría caerse por completo a partir de agosto. La esperanza de vida del caso Hotesur está en manos de los mismos camaristas que desplazaron al magistrado del expediente.

Bonadio fue apartado tras una queja de los abogados de la familia presidencial por haber designado peritos para que lo asesoren sobre qué documentación debía buscar en los allanamientos, antes de comenzar con la pericia oficial. Dos camaristas lo acusaron de “parcialidad” y le sacaron la causa. El lunes había allanado las empresas de la familia Kirchner en Río Gallegos.

La Sala I de la Cámara Federal porteña deberá decidir luego de la feria judicial de invierno qué sucederá con la documentación y otras pruebas recolectadas por Bonadio durante los allanamientos realizados desde el inicio de la causa. En el fallo de Eduardo Freiler y Jorge Ballesteros no sólo se apartó a Bonadio, sino que se decretó la nulidad de una parte de la causa. No se conoce qué parte. Por eso el fiscal Germán Moldes pidió ayer que especifiquen qué pruebas se anulan. La nulidad podría alcanzar incluso el pedido de investigación del fiscal Carlos Stornelli.

El expediente podría volver a foja cero, aseguraron en la Cámara a PERFIL. Sobre la base de esa información, Moldes decidirá si apela ante la Cámara de Casación –máximo tribunal penal del país– para evitar que caiga la prueba. Moldes es uno de los funcionarios judiciales más enfrentados con el Ejecutivo. Otro es el único camarista de la Sala I que votó por confirmar a Bonadio, Eduardo Farah. El magistrado votaría en sintonía con su decisión del jueves: confirmar las pruebas recolectadas por el juez. Pero Freiler y Ballesteros deberán establecer qué pruebas son válidad para el nuevo juez de la causa. O si todo es nulo. No es la única buena noticia para CFK. La segunda causa federal sobre maniobras financieras en los hoteles de los Kirchner podría no llegar a buen puerto, confirmaron fuentes del expediente a PERFIL.

El juez federal Sergio Torres y el fiscal federal Carlos Rívolo quedaron a cargo de una causa remitida por el juez en lo Penal Tributario Javier López Biscayart, en la que el magistrado dejó asentadas sus sospechas de una supuesta maniobra de lavado montada a través de la ocupación de habitaciones vacías. El imputado es el ex gerenciador de los hoteles, Lázaro Báez, pero la causa llegó con un sobreseimiento de Báez por evasión. “Va a ser difícil remontarla”, dijo uno de los hombres a cargo de la causa.

La diputada y candidata presidencial Margarita Stolbizer apeló como pretensa querellante el apartamiento de Bonadio y la declaración de nulidad de una parte del expediente. Durante la mañana, el juez ironizó por radio Mitre y dijo: “Si aparezco suicidado, busquen al asesino porque no es mi estilo”, en clara referencia al fiscal Alberto Nisman. Más tarde, aseguró que no abrigaba ningún “temor” por su vida y que se “arrepentía” de esa expresión. Tras sus dichos, el Gobierno ofreció al juez “un mayor número de efectivos policiales para su custodia personal”, pero el magistrado rechazó el ofrecimiento.



Emilia Delfino