POLITICA MEDIOS POST-ERA K

Incertidumbre sobre el futuro del multimedio de Lázaro Báez

La crisis que envuelve al grupo del empresario kirchnerista también llegó a sus plataformas de comunicación. Están “de licencia” y no se sabe qué pasará. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El cambio de signo político en el país generó un sismo que está sacudiendo a diferentes empresas y grupos de medios. Dentro de este panorama, aquellos que se encontraban alineados al gobierno kirchnerista atraviesan un presente cada vez más desalentador. A la turbulenta situación que atraviesa el Grupo 23, de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel se suma la de otro de los socios vitales del último gobierno: el santacruceño Lázaro Báez.

Mano derecha del Néstor y Cristina en su provincia natal, Báez fue otro de los empresarios amigos que supo disfrutar de las épocas de abundancia. En 2003, año en que Kirchner asumía como presidente, levantó la empresa Austral Construcciones. La enorme cantidad de licitaciones ganadas fueron forjando un verdadero emporio: en una década, la firma adquirió contratos desde la Nación por más de $8.800 millones

Durante esas épocas de bonanza es que Lázaro Báez decidió empezar a conformar su propio grupo de medios en Santa Cruz. Fue entonces que fundó Alucom Austral SRL, la compañía que nuclea el diario Prensa Libre, la radio Magna FM y el portal de contenidos web Magnamedia. A diferencia de otros aliados K -como el ex chofer de Néstor Kirchner, Rudy Ulloa, o el ultrakirchnersita Sergio Szposki-, Báez no recurrió a la pauta oficial para financiar su estructura multimedial: en el primer semestre de 2015 registra apenas una inyección desde Nación de $8.840, destinados al matutino Prensa Libre. Dificilmente escape a otra hipótesis que, para sostener a estas empresas, Báez haya recurrido a otros fondos ligados a su emporio de la construcción, hoy sumido en una profunda crisis, que en lo que va del año lleva más de 1500 empleados despedidos. “Este viernes van a pagar los aguinaldos. El próximo viernes va a pagar la segunda quincena de diciembre y la liquidación de los empleados despedidos", aseguraron fuentes allegadas al sindicato de prensa.

El abrupto achicamiento de Austral Construcciones se replicó de manera directa en sus plataformas de comunicación. Al día de la fecha, Perfil.com pudo constatar que ninguno de los tres medios se encuentra en funcionamiento. “Están todos licenciados. No cobrararon aguinaldo ni sueldos de diciembre. Licencia a toda la gente en enero, es su cosutmbre. Lo peor de todo es que se fueron sin cobrar”, declaró el secretario general del sindicato de Prensa de Santa Cruz, Alberto Barría. Barría conoce bien el endoesqueleto mediático de Báez: en marzo de 2014 fue despedido de la empresa sin motivo, litigio por el cual recurrió a la Justicia y hoy se encuentra en proceso. 

De esta manera, los más de 25 empleados que se encuentran bajo la estructura de medios de Alucom Austral SRL desconocen su futuro laboral, por lo menos hasta febrero, cuando retomen su actividad.

Perfil.com intentó comunicarse con representantes de la empresa de Lázaro Báez, pero no ha podido recibir una respuesta. El portal online Magnamedia, de hecho, se encuentra fuera de funcionamiento. En el diario, la situación es de una proecupante quietud. “Está el sereno, nomás. Lo peor que puede pasar es que cierre el diario. Es una hipótesis. Esperemos que no. Pero (Báez) es capaz de hacer cualquier cosa”, disparó una fuente cercana al periódico, que por seguridad laboral prefirió mantenerse anónima.

La situación de retraimiento de medios oficialistas del gobierno anterior en Santa Cruz encuentra su antecedente directo en El Periódico Austral, publicación gratuita del empresario kirchnerista Rudy Ulloa, que paró las rotativas en marzo de 2012 luego de 10 años de existencia y hoy migrado en su totalidad a la plataforma online. Según informaron Jefatura de Gabinete, Poder Ciudadano y Fundación LED, entre 2003 y 2015, el grupo de Ulloa recibió de pauta oficial la suma de 46,2 millones de pesos.

 



Andrés Todesca