POLITICA

Indagan si hay fondos ilícitos en la cuenta de Nisman y su madre

Por Emilia Delfino | En la causa por presunto lavado, la Justicia busca establecer si el dinero depositado en los Estados Unidos proviene de delitos de corrupción.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

A tres meses de la muerte de Alberto Nisman, su final desató para su madre mucho más que dolor. Sara Garfunkel, investigada sobre supuesto lavado de dinero junto a su hija Sandra y Diego Lagomarsino, será sometida a un escrutinio de su intimidad financiera y su posible complicidad con delitos de malversación de caudales públicos y defraudación a la Administración Pública. Así lo confirmaron a PERFIL fuentes de la causa que está a cargo del juez federal Rodolfo Canicoba Corral y el fiscal Juan Pedro Zoni.

Ese expediente avanzará por dos caminos: ya fueron enviados los exhortos a los Estados Unidos para obtener la información sobre la cuenta en el ex Merrill Lynch –hoy Bank of America–, sus movimientos bancarios y toda la información financiera que ese país registre sobre Garfunkel, Sandra Nisman y Lagomarsino. Por otra vía, la Justicia buscará determinar el origen de los fondos que fueron depositados por Nisman en ese banco. Deberá ahondar en cómo el fiscal obtuvo ese dinero, si hubiera podido justificarlo o si proviene de ilícitos. Nisman ya no está para responder ante la Justicia, pero deberá hacerlo su madre.

El juzgado de Canicoba ahondará en cómo el fiscal administraba su fiscalía, donde surgieron varias irregularidades en el manejo del dinero. La revelación de Lagomarsino de que Nisman se quedaba con la mitad de su sueldo aumentó las sospechas de que el fiscal se habría quedado con parte de los sueldos de sus diez contratados, una masa salarial de alrededor de $ 100 mil mensuales. Esa sospecha lo pone en la mira por defraudación al Estado. Podría ser la clave más simple para avanzar contra los titulares de la cuenta.

Los investigadores creen que ese dinero proveniente de sueldos del Estado es una pequeña porción de la trama porque lo que realmente sospechan es el pago de fondos reservados de la ex SIDE o de otra agencia de Inteligencia. No habría forma de comprobar esos pagos porque son en negro.

Esta semana, Garfunkel terminó admitiendo ante Fein que operó como una testaferra de su hijo, lo que complicó aún más su situación en la causa por lavado. Dijo que su hijo le hizo firmar papeles sobre la cuenta en Merrill Lynch y que lo hizo sin saber de qué se trataba. En los tribunales federales, buscarán establecer si Garfunkel dice la verdad o si sabía lo que estaba haciendo.

La jueza Fabiana Palmaghini suspendió esta semana los exhortos a los Estados Unidos que la fiscal Fein había redactado para pedir información sobre la cuenta en el Merrill Lynch. La magistrada le comunicó a la fiscal que el juez Canicoba Corral estaba preparando los mismos exhortos y que había más chances de obtener una respuesta de los Estados Unidos en una causa por delitos económicos que en un caso de homicidio, debido a los tratados internacionales contra el lavado de activos.

Eventualmente, compartirán la información. La expectativa, igualmente, es mínima. Los Estados Unidos no acostumbran a responder exhortos sobre cuentas bancarias de su país, sea un caso de homicidio o lavado. La Justicia lo sabe, por amplia experiencia.



Emilia Delfino