POLITICA EL GOBIERNO, SIN OPERADORES


Inquietud por la falta de control en Tribunales

Tras el corrimiento de Angelici, el macrismo evalúa sumar a un dirigente fundamental para que sea nexo con los jueces y fiscales: Ernesto Sanz.

PERFIL COMPLETO


Foto:DyN (Archivo).

“Comodoro Py está descontrolado, están mandando señales todo el tiempo”. La frase de uno de los principales asesores jurídicos del PRO es precisa: tras el corrimiento de Daniel “el Tano” Angelici, al menos por un tiempo, en la cúpula del poder macrista evalúan sumar a un dirigente fundamental para que sea nexo con los jueces y fiscales federales, Ernesto Sanz.

Hoy, tras la denuncia de Elisa Carrió sobre la influencia de Angelici en Comodoro Py, Macri decidió correrlo durante un tiempo para no exponerlo, pero el PRO se quedó sin un operador judicial. El ministro de Justicia, Germán Garavano, tiene diálogo abierto pero de manera institucional.

En ese marco, casualmente o causalmente, la ofensiva en Tribunales contra ex funcionarios del kirchnerismo así como la imputación contra Macri por los Panamá Papers o el allanamiento en el Ministerio de Transporte en una causa por la contratación de una aseguradora prendieron una alerta en los movimientos de jueces y fiscales federales.

En ese marco, entre los asesores políticos que escucha el Presidente, deslizaron que Sanz sería una buena opción, siempre y cuando desee correr al Tano definitivamente. “Hay funcionarios y asesores que quieren dar una mano y mostrarse como mediadores pero depende de qué haga Mauricio con el Tano”, confía un ministro del gabinete.

Sanz es actualmente un “ministro sin cartera”: asesora de manera informal a Macri, al igual que Carrió, y da consejos en materia jurídica pero también en política, como la imprescindible relación con los senadores peronistas, que conoce como pocos. 

La idea de un desembarco de Sanz en Tribunales tiene el aval de la “mesa jurídica” de Macri, que maneja hoy José Torello, íntimo amigo del Presidente y su jefe de asesores en Casa Rosada, donde ocupa un espacioso despacho en el primer piso. Junto a él trabajan Garavano; el secretario de Legal y Técnica, Pablo “Fémur” Clusellas, y el funcionario Mauricio Devoto.  



Ezequiel Spillman