POLITICA


Interés chino por la venta de Calcaterra

Aparecen entre los posibles compradores de la constructora del primo de Macri. También figura una firma de Brasil. El empresario decidió vender Iecsa cuando quedó en la mira de la Justicia.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

Angelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, está enfocado en la venta de Iecsa, su empresa constructora, en especial luego de  que Lázaro Báez y el kirchnerismo lanzaran su nombre en la Justicia para vincular a la familia presidencial en las investigaciones por sobreprecios.

El proceso de venta demandará unos meses, pero el objetivo es concluirlo antes de fin de año. Entre los interesados hay una empresa brasileña y tres chinas, según revelaron a PERFIL fuentes cercanas a las negociaciones. Entre ellas aparecen Sinohydro, con quien se presentó para la construcción de las represas de Santa Cruz, y CCCC (China Communications Construction Company Ltd.), con quienes hizo obras en Córdoba.

Las cuatro empresas se interesaron incluso antes de que saliera a la venta. La propia Iecsa habría sido la que acercó sus nombres al banco de inversión suizo MBA-Lazard, al que contrataron para realizar la operación. Los estudios preliminares indican que los interesados quieren la compañía para seguir operando de la misma manera que lo viene haciendo. Entienden que la obra pública crecerá en la Argentina y es un buen momento para invertir.

Sinohydro está por estos días en el foco del conflicto que más molesta a Calcaterra: el caso Báez. Junto a Austral Construcciones y Iecsa, la empresa china conformó la Unión Transitoria de Empresas (UTE) para competir en la licitación de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.  

La semana pasada, Lázaro Báez y su hijo Martín mencionaron los vínculos con Calcaterra y su empresa ante la Justicia. Luego, Lázaro presentó un correo electrónico ante el juez Sebastián Casanello, enviado por la gerenta de Asuntos Legales de Iecsa, que narra la conformación de la UTE. Cerca de Calcaterra afirman que la única intención de la jugada fue “perjudicar a Macri” y desviar la atención del caso.  Junto a CCCC, Calcaterra ganó la construcción de los gasoductos Este y Centro II, en Córdoba. Las otras zonas le fueron asignadas a Electroingeniería y Oberdrecht. Su adjudicación generó polémica. Este, aseguran, fue el desencadenante para que Calcaterra madurara la idea de la venta y de alejarse de las críticas.



Cecilia Fernandez