POLITICA


Investigan el celular de Gils Carbó para saber si buscó ayudar a Báez

Lo dispuso el juez Martínez De Giorgi para saber si la jefa de los fiscales ordenó excluir en un primer dictamen a Lázaro Báez cuando empezó la investigación por la ruta del dinero K.

La Justicia investiga los teléfonos de la Procuradora General Alejandra Gils Carbó para saber si dio órdenes de excluir en un primer dictamen al empresario Lázaro Báez, cuando en 2013 comenzó la investigación por la llamada “ruta del dinero K” que hoy tiene tras las rejas al empresario kirchnerista.

Fuentes judiciales revelaron a PERFIL que el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi analiza las llamadas que hizo la jefa de los fiscales desde su celular desde los días previos y posteriores a la emisión del programa de Jorge Lanata, Periodismo para todos, con las revelaciones del valijero Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar.

El juez puso en la mira las llamadas entrantes y salientes del celular de la Procuradora entre el 11 y el 18 de abril del 2013. La pista, si la hay, está en los celulares de la funcionaria porque los teléfonos de la Procuración pertenecen a una central y es imposible saber qué comunicación mantuvo. Martínez De Giorgi estudia si entre el jueves previo a la emisión del programa en Canal 13 y el día en que se presentó el dictamen ante el juez Sebastián Casanello, Gils Carbó se comunicó con hombres de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

En esa causa están imputados tanto Gils Carbó como el juez Sebastián Casanello, pero hasta ahora nunca aparecieron elementos que permitieran sostener o descartar de plano una connivencia en la falta de impulso inicial para investigar a Báez.

Esta imputación sobre Casanello fue uno de los argumentos de la defensa de Leandro Báez, hijo de Lázaro, para pedir su recusación. A su vez, la diputada Elisa Carrió disparó munición gruesa sobre Gils Carbó y pidió su juicio político. Por esa causa, ya está procesado el fiscal Carlos Gonella, quien hasta abril pasado fue uno de los principales colaboradores de Gils Carbó.

Ambos fueron acusados de haber desviado intencionalmente la investigación en los orígenes de la causa de “la ruta del dinero K” al pedir investigar sólo a Fariña y Elaskar, que aparecían hablando en el informe del programa Periodismo para todos.



Redacción de Perfil.com