POLITICA UN NEXO CLAVE

Investigan llamados de Fariña a una firma ‘narco’

El juez Casanello detectó decenas de comunicaciones de 2012 entre el “valijero” de Báez y la empresa Madero Office Center SRL, vinculada a cinco casos de narcotráfico y sicariato.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Entre 2007 y 2011, la empresa Madero Office Center SRL intercambió numerosos llamados con teléfonos de narcotraficantes y sicarios. Con esa empresa de Puerto Madero se comunicaban teléfonos de Gustavo Juliá –condenado en España por el ingreso de casi una tonelada de cocaína–; de los tres acusados por el crimen de dos colombianos en Unicenter; de Alberto Salvador “Negro” López –condenado por tráfico de efedrina–; y de Martín Lanatta, involucrado en la ruta de la efedrina y condenado por el triple crimen de General Rodríguez. Así consta en tres expedientes judiciales en San Isidro, Mercedes y Capital Federal.

En esta edición, PERFIL revela un nuevo nexo del poder con esta misteriosa empresa dedicada a los “negocios inmobiliarios, asesoría, exportación, importación y representación” involucrada en casos narco: A principios de 2012, Leonardo Fariña, el “valijero” de Lázaro Báez, se comunicó decenas de veces con Madero Office Center. Así consta en la investigación del juez Sebastián Casanello en la causa contra el empresario kirchnerista.

Esta semana, Casanello envió un oficio al fiscal Luis Angelini, que intenta investigar desde 2008 los crímenes de dos colombianos en el Shopping Unicenter y de otro hombre, de la misma nacionalidad, que recibió diez balazos en un club náutico de San Fernando en 2009.

mbos casos llevaron a Angelini al negocio narco y a Madero Office Center, gracias a los cruces de llamados de los sospechosos. Angelini encontró también muchas llamadas con un teléfono de Juliá entre febrero de 2008 y horas antes del crimen de los colombianos en Unicenter. Juliá caería junto a su hermano en España recién en 2011.

Casanello pidió que el fiscal Angelini le informe sobre todas las conexiones del narcotráfico con esta firma, que operaba en una oficina del cuarto piso de Alicia Moreau de Justo 1148, en Puerto Madero. El juzgado detectó que a principios de 2012, Fariña se comunicó decenas de veces con esta firma.

Son cinco los casos de narcotráfico, sicariato y presunto lavado de dinero que conducen a Madero Office Center: el triple crimen, la ruta de la efedrina, los crímenes de Unicenter y de San Fernando, y los Juliá. Ahora se agrega la causa por presunto lavado de dinero contra Báez. Fariña se comunicaba con esta empresa a través de su Nextel. Del otro lado, su interlocutor usaba otra radio a nombre de Madero Office Center. Para entonces, Fariña acababa de romper relaciones con Báez y pronto entablaría amistad con Juan Suris, sorprendentemente absuelto esta semana en un juicio por narcotráfico en el que las escuchas telefónicas eran la principal prueba.

El tribunal de Bahía Blanca las anuló y lo dejó libre. Casanello había incorporado parte de esas escuchas de  Fariña, porque servían como prueba en la causa de lavado. El juez busca probar el origen ilícito del dinero de Báez, por ejemplo, si proviene del narcotráfico. Ya descartó las causas contra Báez por corrupción, evasión y sobreprecios. Se cerraron todas, salvo Hotesur.

La semana pasada, la jueza Sandra Arroyo Salgado citó a indagatoria al fiscal general de San Isidro, Julio Novo, y a su equipo por presunto encubrimiento del narcotráfico. La principal acción que se les imputa es haber obstruido la investigación de Angelini sobre Madero Office Center



Emilia Delfino