POLITICA EN LA MIRA DE LA AFIP


Investigan por supuesta defraudación a la empresa que visitó el Presidente

El lunes, Macri se mostró junto al CEO de MercadoLibre, la firma líder en venta online. La noticia causó sorpresa en el fisco, que realizaba una megainspección en la compañía.

PERFIL COMPLETO

Galperin. El lunes, el mandatario apoyó públicamente al dueño de la firma. El empresario y su familia también son blanco del fisco.
Galperin. El lunes, el mandatario apoyó públicamente al dueño de la firma. El empresario y su familia también son blanco del fisco.
Foto:Cedoc Perfil
Fue una extraña semana para las autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). La imagen del presidente Mauricio Macri junto al CEO de Mercado Libre tomó por sorpresa a los jefes del fisco. El empresario Marcos Galperín, su compañía y su familia son uno de los principales blancos de los sabuesos que comandan Alberto Abad y Horacio Castagnola, titular de la Dirección General de Impuestos (DGI).

El lunes pasado, Macri acompañó al CEO de la compañía en el anuncio de su “plan de expansión” en el país. El acto fue en la sede de MercadoLibre, y el Presidente aprovechó la oportunidad para declarar que “generar confianza” es posible “diciendo la verdad” y proponiendo “reglas de juego claras” a las empresas, según informaron los medios. Mientras esto sucedía, en la AFIP no salían de su asombro. El Presidente se mostraba públicamente apoyando al empresario mientras los funcionarios de la DGI avanzan en una megainspección contra la compañía, su dueño y su familia. Así lo confirmaron a PERFIL fuentes oficiales del Ejecutivo. El fisco todavía está tratando de decodificar si el acto de Macri es un mensaje de un sector del Ministerio de Economía –que apoya a Galperín– y si el Presidente estaba al tanto de la megainspección, que sigue abierta.

MercadoLibre emplea a unas dos mil personas en el país y desde 2014, por decisión del gobierno kirchnerista, es uno de los beneficiarios del Régimen de Promoción de la Industria del Software. Esa normativa consiste en otorgar un crédito fiscal a la compañía para fomentar la producción de software y servicios informáticos. La condición es que la empresa cumpla con una serie de requisitos, entre ellos, destinar alrededor del 50% de su personal a la “producción de software y servicios informáticos”.

En las últimas semanas, la DGI envió a cien inspectores que ingresaron en la compañía para analizar la situación impositiva de MercadoLibre. El fisco sospecha que la empresa sólo estaría destinando el 30% de sus empleados a la producción de software, ya que su actividad principal es actuar como intermediaria en las compraventas de productos y servicios por internet, y no específicamente la producción.

El beneficio que recibe MercadoLibre costaría al Estado unos $ 700 millones anuales, según fuentes oficiales consultadas por este medio. 

“Recientemente hemos recibido una inspección de AFIP de rutina en la cual hemos colaborado brindando la información solicitada, como lo hacemos habitualmente. El reciente anuncio de inversión y crecimiento ratifica nuestro compromiso de generar empleo y desarrollo económico en la Argentina”, contestó la firma ante la consulta de PERFIL.

Durante el acto con Macri, Galperín anunció una inversión de $ 1.500 millones para los próximos cinco años y la promesa de cinco mil puestos de trabajo. MercadoLibre tiene un valor en Bolsa de US$ 7.410.000 millones