POLITICA LAS OPERACIONES DEL INGENIERO CONOCIDO COMO “RANDAZZITO”

Investigan un negocio de Wassi con fotomultas

La Oficina Anticorrupción denunciará esta semana la contratación de alumnos por parte de la Universidad Tecnológica de La Plata para digitalizar infracciones de tránsito. La empresa Dinatech detrás del contrato.

PERFIL COMPLETO

En la Oficina Anticorrupción (OA) existe desde 2011 un expediente iniciado por una denuncia anónima contra las autoridades de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Regional La Plata por supuesta asociación ilícita y enriquecimiento ilícito. En la denuncia consta que una empresa utilizó a unos 200 alumnos de esa universidad para hacer un negocio redondo. Se trata de Dinatech, la empresa de Eduardo Wassi, el empresario que hizo fortunas gracias a los contratos que le cedieron el ministro Florencio Randazzo y otros funcionarios como Amado Boudou y Diego Bossio. Los cuatro quedaron imputados por el fiscal Ramiro González tras una investigación de PERFIL. A partir de esta semana, el dueño de Dinatech quedará envuelto en otra causa a partir de una presentación de la Oficina Anticorrupción.

En junio de 2009, esta empresa de informática firmó un acuerdo de “Cooperación y Asistencia Técnica Recíproca” con la UTN La Plata, donde Wassi se graduó como ingeniero en sistemas. La empresa es el proveedor exclusivo de Hewlett Packard para el Estado, gracias a los contactos políticos que forjó en la provincia de Buenos Aires.

Para 2009, Randazzo ya estaba estaba al frente del Ministerio del Interior. El gobierno de Daniel Scioli adhirió a la nueva ley de tránsito del Ministro mediante un decreto y contrató a la empresa Boldt, conocida por sus amplios negocios en el juego, para que se hiciera cargo del servicio de fotomultas. La compañía se encargaba del procesamiento de datos y contrató a Dinatech para que se ocupara de la digitalización. Por ese servicio tercerizado al Estado, Wassi facturó al menos $9 millones sólo en 2010. Pero lo hizo con una ventaja: se instaló en cuatro aulas de la UTN en la calle 125 y avenida 60, y utilizó como mano de obra a unos 200 alumnos para digitalizar las fotomultas. Los alumnos, divididos en tres turnos, recibían entre $500 y $1.100 mensuales en concepto de beca por trabajar seis horas diarias. Habrían cobrado el cheque a través de la universidad.

Varios de los alumnos y profesores de la UTN con los que dialogó PERFIL en las últimas semanas confirmaron esta denuncia ante la OA. Los alumnos ingresaban por la mañana para digitalizar documentos de la Anses –entonces a cargo de Boudou– y a media mañana cambiaban de aula para digitalizar las fotomultas. Elegían qué fotos presentar en la multa, buscando las que mejor habían enfocado la patente, y cargaban los datos al sistema. En abril de 2011, un grupo de alumnos realizaron una denuncia al Ministerio de Trabajo bonaerense. La cartera envió inspectores a la Facultad y Dinatech decidió mudar el negocio a otras instalaciones. La mayoría de los alumnos fueron despedidos.

La Justicia deberá investigar si Wassi puso el equipamiento para realizar la digitalización o si se lo vendió a la UTN, ya que en 2009, cuando acordaron este convenio, Dinatech le facturó más de $4 millones a la universidad, según consta en la Oficina Nacional de Contrataciones.

PERFIL se comunicó con la OA varias veces durante la últimas tres semanas para conocer el estado del expediente y el organismo informó el viernes que realizó una investigación preliminar y que esta semana la presentará a la Justicia federal en La Plata.

Este diario también se comunicó con el despacho del ingeniero Carlos Fantini, decano de la UTN La Plata, y señalado en la denuncia ante la OA como uno de los responsables del convenio con Dinatech, pero no quiso responder a este diario.
Tras el escándalo Ciccone, Scioli decidió estatizar el sistema de fotomulta. Wassi fue uno de los empresarios que se presentó a reclamar ante la Provincia. Boldt conservó otros negocios con Scioli pero Dinatech no pudo. La relación entre el Gobernador y Randazzo, que favoreció a Wassi, nunca volvió a ser igual.



Emilia Delfino/ Damian Nabot