POLITICA SOSPECHOSO


La Alameda denuncia aprietes por una causa contra Stiuso

Asaltaron a su fundadora la misma semana que denunciaron a Raúl Othacehé y Gustavo Vera debía ratificar sus acusaciones contra el exespía.

El legislador porteño del partido del Bien Común y titular de la ONG La Alameda, Gustavo Vera.
El legislador porteño del partido del Bien Común y titular de la ONG La Alameda, Gustavo Vera.
Foto:Dyn

La fundadora de La Alameda, Tamara Rosenberg, denunció que sufrió un apriete el martes pasado por parte de sectores del poder para lograr que el legislador Gustavo Vera abandone la causa que inició contra el ex espía Antonio 'Jaime' Stiuso. La razón por la que cree que trataron de asustarla es que la misma noche que la asaltaron, el local de la ONG sufrió un acto de vandalismo.

Rosengerg relató en diálogo con Perfil cómo fue asaltada en la zona de Parque Avellaneda, donde reside, alrededor de las 10 y media de la noche: “Yo volvía desde la facultad el martes. Iba caminando las cinco cuadras de la parada del colectivo a mi casa cuando en la primera cuadra, en la esquina, aparece una persona con una actitud amenazante, por lo que me cruzo de vereda y el tipo desaparece. Cuando estoy dos cuadras más adelante me doy cuenta de que hay un auto que me está siguiendo porque iba medio lento. No había nadie en la calle, es una zona residencial. Cuando estoy llegando a la calle de mi vivienda aparece el mismo tipo con el arma a la vista”.

La fundadora de La Alameda detalló que gritó para tratar de ahuyentar al hombre, aunque no funcionó, y le robó la cartera en la que tenía un libro, apuntes, su celular, y documentación. “Un auto lo estaba esperando (al asaltante) delante de mi casa”, consignó. Pese a los nervios pudo identificar que el vehículo era de color negro, marca Ford Focus, patente FDH 800. “Es el único día que yo llego en ese horario, es evidente que tenían estudiados mis horarios”, precisó.

Rosenberg realizó la denuncia del robo en la comisaría 40 en la que especificó que quería dejar constancia que la organización de la que forma parte había denunciado el lunes al ex intendente de Merlo Raúl Othacehé y a su familia por supuestos enriquecimiento ilícito y corrupción en la ejecución de planes de viviendas sociales durante el kirchnerismo. No obstante, según su versión, no quisieron añadir esa información a la denuncia y le ofrecieron la posibilidad de realizar en otro momento una ampliación de la misma.

En ese momento Rosenberg no sabía si el incidente del martes a la noche era un episodio de inseguridad o un apriete, hasta que llegó al local de la ONG el miércoles a la mañana y vio que alguien había forzado y roto la puerta del garaje: “El portón de una de las puertas estaba golpeado pero evidentemente no es que quisieron entrar sino dejar un aviso, porque si le daban un empujoncito más lo abrían y podían llevarse lo que quisieran porque había cosas de valor”, indicó a este medio.

El legislador porteño del partido del Bien Común, Gustavo Vera, coincide con las sospechas de su compañera en la fundación: “Mandaron su mensaje mafioso para apretaron y ablandarnos”.“Pensamos que es un apriete porque fue un incidente simultáneo, mientras la encañonaban después de un seguimiento extraño, dado que para un arrebato no se requiere de tanta logística, un portón de hierro de la Alameda fue golpeado. Y eso era supuestamente en el horario donde tiene que haber una consigna policial de forma permanente, con lo que falló la policía o fue cómplice del hecho”, expresó en diálogo con Perfil.

“Eso además de que fue pocas horas después de denunciar a (Raúl) Othacehé y pocas horas antes de tener que ir a una extraña comparecencia del juzgado de Luis Rodriguez para hablar sobre la denuncia de enriquecimiento ilícito contra Stiuso, digo extraña porque nosotros no pedimos una ampliación, en seis meses el juzgado no investigó nada”, explicó. Según el legislador porteño, “es de público conocimiento que Othacehé y Stiuso han tenido una íntima relación” que explicaría porqué llegó esta semana el apriete cuando la causa se inició hace tiempo. 

Vera denunció a Stiuso y su esposa María Cecilia Rossero; al secretario de Finanzas de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), Juan José Gallea (ex director Grupo 23) y al abogado Dario Richarte, entre otros, por manejo irregular de fondos del Estado y lavado de dinero a través de sociedades anónimas. “Me llevaron un cuartito y delante de los abogados de ellos me preguntaron de donde había sacado la información, ratifiqué todo lo que había denunciado”, manifestó. Y agregó: “Fue una puesta en escena para tratar de ablandarme en relación a esta declaración”.

Asimismo, calificó a la causa de “farsa” al acusar al juez Rodríguez de partidario del exespía por ser el padrino de la hija de Javier Fernández, quien fue la mano derecha de Stiuso, y al fiscal federal Carlos Stornelli dado que trabajó como jefe de Seguridad del club Boca Juniors, del cual Richarte integra la Comisión Directiva Xeneize.