POLITICA


La ampliación de la Corte promete sumar más tensiones

Luego de la aprobación los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz el debate promete ser sobre la ampliación de la Corte y el cupo femenino.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc / Telam

La aprobación en el Senado de los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz completó las cinco vacantes de la Corte Suprema de Justicia nacional, un número establecido por ley y con el que el máximo tribunal no opera desde diciembre de 2014. El hecho en sí mismo marca un nuevo escenario en la Corte, pero no el único. En las últimas horas volvió a ponerse en discusión, desde el sector legislativo, la posibilidad de ampliar el número de miembros. Con proyectos que van de siete a trece magistrados, la idea también es completar el cupo femenino de la Corte, sólo representado por Elena Highton de Nolasco.

“La llegada de Rosatti y Rosenkrantz va a volver a poner en funcionamiento completo a la Corte, pero la discusión fuerte y de fondo va a estar en qué pasará con la cantidad de miembros. Es ahí donde van a surgir más tensiones”, deslizaron a PERFIL fuentes cercanas a la Corte.

Rosatti y Rosenkrantz se sumarán a Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y a Highton de Nolasco, y marcarán un nuevo tiempo de la Corte, que comenzó a desarmarse en 2014 con las muertes de Carmen Argibay y Enrique Petracchi, y las renuncias de Raúl Zaffaroni y Carlos Fayt.

Sus llegadas devolverán el ritmo de trabajo al tribunal y generarán una convivencia en la que los antecedentes profesionales y las formaciones académicas de ambos, junto con el bajo perfil, ayudarían a que no se generen mayores conflictos. “Son dos hombres moderados, aunque con carácter y personalidad. Van a hacer valer sus voluntades”, advierten en tribunales.

Ambos tienen buena relación con el presidente de la Corte, y a quien todos miran para ver cómo impactarán las llegadas. Aunque hasta hace algunos años Lorenzetti habría tenido más trato con Rosatti, en la actualidad su relación sería más fluida con Rosenkrantz. La potencial ampliación es un tema que lo mantiene alerta. Por su parte, Maqueda y Highton no verían mal ese escenario.

En el Palacio de Justicia hay hermetismo sobre cómo podrían llegar a ser las votaciones, pero hacen hincapié en los perfiles políticos moderados y plurales: Rosatti más cercano al peronismo y Rosenkrantz, al radicalismo.

Por ahora la Corte no tiene pendiente causas “sensibles”, pero en poco tiempo podría recaer el debate sobre el fuero en que debe tramitarse la causa por la muerte de Nisman.



Cecilia Devanna