POLITICA

La batalla que se viene para destrabar las leyes Cerrojo y Pago Soberano

Diputados y senadores deberán determinar si se aprueba el proyecto que cerrará el acuerdo con los Holdouts. Como será el voto de los legisladores.

Foto:dyn

El macrismo tiene una prioridad legislativa clave a la hora de poner punto final en los acuerdos con los fondos buitre: la derogación de la ley Cerrojo y Pago Soberano.

Luego de que esta tarde el juez Thomas Griesa fallara a favor de la Argentina, solo resta que el Congreso de la Nación derogue las leyes que impiden al Estado reabrir el proceso de canje de la deuda pública realizado en 2005 para los bonos en cesación de pago.

"Mucho se habló de la negociación con los holdouts, también conocidos como 'buitres'; ahora dependerá de este Congreso si terminamos o no de cerrar este conflicto que lleva 15 años", expresó Mauricio Macri justo un día después del arreglo alcanzado con Paul Singer.

El Ministerio de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, presentará "esta misma semana" el proyecto de ley que contempla las derogaciones de las leyes que impiden al país concretar un acuerdo con los fondos buitre y la nueva emisión de deuda, de alrededor de 15.000 millones de dólares.

Una vez presentado el proyecto en la mesa de entradas de Diputados, hecho que ocurrirá entre mañana o pasado, la iniciativa denominada "Ley de normalización de la deuda pública y acceso al crédito público" tendrá como primera defensa a Prat-Gay frente al plenario de las comisiones de Presupuesto que preside Luciano Laspina y de Finanzas que encabeza Eduardo Amadeo.

A partir de ese momento, comenzará una nueva pelea. Por un lado, se deberá lograr los dictámenes antes del 14 de abril, día en el que se cumple el plazo. Por otro, hay que lograr que ese dictamen sea favorable.

Cambiemos cuenta con minoría pero el quiebre dentro del kirchnerismo vuelve su situación alentadora. El aporte de los gobernadores Juan Manuel Urtubey, Juan Carlos Verna, Sergio Casas y Roxana Bertone junto a los del Frente Renovador de Sergio Massa y a los propios del interbloque oficialista de 90 integrantes, (todo suma 150 legisladores) se lograría con facilidad el quórum de 129 diputados en el recinto y aprobar la derogación de ambas leyes. 

De realizarse las cosas como prevé el Gobierno, una vez que este el aval de Diputados, para el 18 de marzo, la propuesta será debatida en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado. Allí, la mayoría de las bancadas opositoras parece apoyar el proceso que le permita a la Argentina salir del default. Sin embargo, el panorama sería mucho más tenso.

El senador coordinador del bloque Cambiemos, Ángel Rozas, confió recientemente que la derogación de las leyes necesarias para avanzar con el acuerdo va a "pasar bien en ambas Cámaras". "Va a primar la racionalidad política por encima de los fundamentalismos", destacó. Ahora resta esperar ver si el pronóstico será favorable para el Gobierno o si puede haber un imprevisto que frustre la ansiada negociación.

 



Redacción de Perfil.com