POLITICA


La campaña cerró con miedos al pasado, a la delincuencia, al fraude y al voto útil

Antes de la veda electoral, los candidatos realizaron sus últimos actos con advertencias de todos los colores. Baile, globos y Cabandié.


Foto:DyN

Apenas unas horas antes de que comience a regir la veda electoral, los partidos políticos aprovecharon el último día de campaña para reivindicar posiciones y lanzar fuego cruzado a sus inmediatos competidores.

Kirchnerismo dividido. "No es momento de cambiar todo, es momento de estar todos juntos", lanzó Martín Insaurralde para abrir su discurso en Lomas de Zamora, donde fue secundado por el gobernador Daniel Scioli y acudió todo el gabinete nacional y provincial.

Sin embargo, sin la presencia de Cristina Fernández de Kirchner, el Frente para la Victoria partió sus cierres de campaña, y la fórmula para la Ciudad, de Juan Cabandié (Diputados) y Daniel Filmus (Senadores), tuvo su acto más temprano, en al Universidad Metropolitana de la Educación el Trabajo (UMET).

Allí, Cabandié evitó referirse al polémico video en el que maltrata a una agente de tránsito y afirmó que "en esta campaña quedó muy claro qué es lo que piensan otros: van a poner en riesgo lo que hemos logrado". Antes de despedirse, Cabandié se sinceró y esbozó que "nuestro proyecto político tiene deudas. Nosotros lo reconocemos".

Más tarde, desde Lomas, Scioli fue el encargado de presentar al primer candidato oficialista en la Provincia, al que definió como "un tipo increíble, sensible, humilde, transparente, que lo hace confiable, un gran talento político" y de esa forma, le dio comienzo al festejo K.

Frente a los gabinetes de la Provincia y de la Nación, Insaurralde dijo que el domingo hay que "votar con amor, votar con confianza, voten por mí, yo voy a votar por ustedes". El intendente aseguró que "cuando votamos cada uno tiene una responsabilidad: la de seguir teniendo Asignación Universal, independencia económica, de tener libertad".

"Eso es justicia social, es lealtad", enfatizó el lomense. Y continuó con una breve alusión al Frente Renovador, que lo aventaja en las encuestas: "La justicia social no es votar una lista de personas. La verdad es que nos hablan de futuro y cuando llenan listas, las llenan con nombres del pasado".

Luego, sin nombrarlo, Insaurralde le rindió tributo al expresidente Néstor Kirchner: "El 27 de octubre también tenemos que recordar, y ustedes saben a quién me refiero", dijo el candidato, acto seguido mostró el video en homenaje al exmandatario del que participaron artistas y militantes. "Más que nunca tenemos que recordarlo, porque soñó con un país que era distinto y dejó la vida por ese sueño", subrayó.

Contra la inseguridad. El principal rival de Insaurralde, Sergio Massa, eligió el microestadio de General Pacheco para cerrar la campaña del Frente Renovador. Allí pronunció un discurso pensando en el día después de las elecciones: cómodo en las encuestas, el intendente de Tigre detalló los proyectos que llevará al Congreso, entre los que resaltó la "lucha contra las drogas y el narcotráfico".

Con un tono acorde al que sostuvo durante los 35 días de campaña, Massa evitó caer en polémicas y llamó a trascender las puertas del peronismo al convocar a "todos los que sientan que el futuro es más importante que el pasado". En ese sentido, afirmó que "no importa que venga el radicalismo o el vecinalismo".

"En sólo 100 días los votos nos demostraron que hay un camino en marcha que era posible", continuó el candidato. Luego, aprovechó para "agradecerle a Malena (Galmarini, su mujer), que ha sido una leona a lo largo de toda la campaña".

Massa le dedicó su párrafo final a la lucha contra la inseguridad: "En cada rincón escuchamos el miedo, el temor, la angustia (...) Basta de la puerta giratoria para que los delincuentes entren y salgan como panchos por su casa".

Se destapó Stolbizer. Por su parte, el Frente Progresista Cívico y Social de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín cerraron su campaña con una caminata por La Plata. La conjunción entre el socialismo y el radicalismo, que dio el batacazo en las PASO y se ubicaron terceros, apuntaron a "mejorar el resultado en la provincia de Buenos Aires" y así posibilitar un triunfo "a nivel nacional".

Stolbizer, que se destapó y bailó con la militancia, advirtió que durante los 35 días "hubo estratégicas de campaña para inducir el voto útil, eso ya lo vivimos en 2009 cuando se trabajó para que (Francisco) de Narváez le ganara a Néstor Kirchner y se demostró que lejos de ser un voto útil era un voto inútil porque no lograba construir la alternativa de cambio que la gente estaba pidiendo".

"Ahora pasa lo mismo", le aseguró la candidata a la agencia DyN en referencia a la disputa entre Massa e Insaurralde. Por eso, sostuvo que "para el cambio que la gente quiere hace falta un frente nacional y eso es lo que somos nosotros".

Alfonsín, en cambio, afinó un discurso con vistas al 2015. Para él, en las presidenciales habrá "dos alternativas: una justicialista con el probable nombre de Frente Renovador que competirá desde posiciones más liberales y conservadoras, y otra será el Frente Progresista que reivindica las responsabilidades de la política y del Estado".

De Narváez, molesto por no debatir. El primer candidato a diputado por el frente Unidos por la Libertad y el Trabajo, Francisco De Narváez, cerró su campaña molesto por no haber podido debatir con los otros candidatos. "Me hubiera gustado tener un debate", expresó.

Acompañado por unos 500 camioneros, del gremio de Hugo Moyano, el candidato dejó de lado el exitismo y le dijo a la ciudadanía que "el domingo que elijan a sus candidatos, y los que nos quieran acompañar tengan la certeza de que vamos a seguir siendo coherentes defendiendo una política de seguridad integral".

El PRO, a los "globazos". En la intersección de calles Santa Fe y Bullrich, en el barrio porteño de Palermo, el jefe de gobierno, Mauricio Macri, lideró "la suelta de globos" del PRO. Allí, Gabriela Michetti, Diego Santilli y el Rabino Bergman, entre todas las figuras del partido, repartieron boletas, regalaron remeras y bailaron, a su ritmo y modo, una murga.

Los dirigentes del PRO dejaron a entrever su preocupación por el corte de boletas, que relegaría a un tercer lugar a Bergman, al pedir le a la ciudadanía que "voten la boleta completa, los tres segmentos de toda la boleta, toda amarilla, porque cada segmento es una parte de la transformación", sostuvo el rabino.

En este sentido, el candidato remarcó que el voto para los legisladores sirve "para terminar lo que hicimos en la Ciudad y terminar lo que falta hacer", mientras que el voto para diputados servirá "para defender la autonomía", al tiempo que votando a los senadores "se anticipa que, junto a Mauricio (Macri) accediendo a la presidencia de la Nación en el 2015 llegue el verdadero cambio al país".

UNEN, con miedo al fraude. Los que sí eligieron cerrar la campaña con un acto fueron los candidatos de UNEN. En el Palacio San Miguel, el candidato a senador Fernando "Pino" Solanas insistió en "controlar el comicio". Para el cineasta, "pueden haber campañas sucias para confundir el voto, cada punto que se gane por estas horas definen la elección".

A su turno, la primera candidata a diputada de ese espacio, Elisa "Lilita" Carrió, aseguró que "uno sabe que está Nación tiene miedo a los mafiosos, por eso dice que sólo el PJ puede gobernar". Luego, pidió que "no tengan miedo, en eso consiste nuestra representación".



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • elecciones 2013
  • cierre de campaña
  • Sergio Massa
  • Martín Insaurralde
  • Gabriela Michetti
  • Sergio Bergman
  • Pino Solanas
  • Elisa Carrió
  • Francisco De Narváez
  • Margarita Stolbizer
  • Ricardo Alfonsín