POLITICA NEGOCIACIONES PARA NOMBRAR JUECES

La campaña juega en contra de un pacto con la oposición

La necesidad de tener dos tercios de los votos en el Senado obligará a buscar consensos. Diálogo entre el Gobierno y la UCR.

La nueva composición de la Corte Suprema que deberá definirse el año que viene va a quedar condicionada, y probablemente trabada, por la campaña electoral. La mayoría calificada que se necesita para designar a los nuevos jueces obliga a acuerdos en el Senado, por lo que las fuerzas opositoras van a estar midiendo cada paso que den. La alternativa para el oficialismo sería apelar a figuras de consenso y así lograr cubrir la vacante que dejará a partir de enero Raúl Zaffaroni.

Los primeros chispazos ya se vieron esta semana, cuando el macrismo salió a marcarle la cancha al radicalismo para que se abstenga de hacer acuerdos con el kirchnerismo para designar vacantes en la Corte. Los rumores están a la orden del día: el tándem León Arslanian – Ricardo Gil Lavedra, en caso de que se liberasen dos vacantes, se instaló rápidamente como un acuerdo realizable. La conducción de la UCR debió salir a fijar postura de que no aceptará modificaciones en la estructura del Tribunal en el marco de la campaña. Pero los ruidos fueron mucho más allá y muchos radicales le tiraron la bronca a Mauricio Macri, a quien acusan de haber hecho arreglos más profundos con el kirchnerismo en el terreno de la Justicia.
En el mundo político y judicial se descuenta que el kirchnerismo va a intentar designar a nuevos ministros supremos en cualquier vacante que se libere. La de Zaffaroni ya es un hecho que estará disponible, por lo que surgieron una larga lista de juristas cercanos al kirchnerismo que podrían ser nominados. Alejandro Slokar es uno de los nombres más mencionados. Coautor de libros junto a Zaffaroni, es muy difícil que su pliego prospere. Por eso comenzó a sonar Alejandro Alagia, también del riñón aunque con menor exposición política.

También de la usina kirchnerista surgen los nombres de María Laura Garrigós de Rébori, (presidenta de Justicia Legítima, quien mantiene cruces con la Corte por haber avalado el año pasado un “escrache” contra Fayt), Gustavo Ferreyra (abogado constitucionalista cercano a Zaffaroni), Marcos Grabivker (de la Cámara Penal Económica) y Alberto Dalla Via (Cámara Nacional Electoral). Estas personalidades, sin embargo, tendrían dificultades para alcanzar los dos tercios de los senadores presentes en el recinto que se necesitan para designar a un juez de la Corte.

Por eso, el kirchnerismo deberá recurrir a negociaciones para cubrir la vacante de Zaffaroni. León Arslanian ya fue mencionado por Diana Conti como un posible postulante, y es una figura difícil de rechazar por sectores de la oposición. Aída Kemelmajer de Carlucci es otra jurista respetada por todo el arco político. Recientemente presidió junto a Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco la Comisión redactora del Código Civil que regirá en Argentina desde 2016.

El presidente del Tribunal de Santa Fe, Rafael Gutiérrez, por su parte, está vinculado a sectores del peronismo, en especial al senador Carlos Reutemann. También tiene vínculos con Lorenzetti, a quien conoce de la Universidad del Litoral, aunque la relación no estaría pasando el mejor momento.

En caso de que se liberen dos vacantes y prospere un acuerdo con el radicalismo, también surgieron nombres que propondría el centenario partido. Además de Gil Lavedra suenan Antonio María Hernández (constitucionalista cordobés y ex diputado), Francisco De las Carreras (camarista Civil y Comercial) y Juan Carlos Gemignani (camarista de Casación).



Redacción de Perfil.com