POLITICA PASO 2017 | CIERRE DE LISTAS

La campaña también apuntará contra la gobernadora Vidal

El kirchnerismo suma a intendentes para llegar a la Legislatura de la Provincia y restarle poder a la figura fuerte del oficialismo.

Gobernadora. La apuesta del kirchnerismo es contra ella, además de contra Macri.
Gobernadora. La apuesta del kirchnerismo es contra ella, además de contra Macri. Foto:Cedoc Perfil

En el núcleo duro del kirchnerismo festejaban anoche la confección de las listas nacionales, aunque reconocían que había generado una dura pelea hacia adentro. “Es una lista que hacia afuera tiene nombres potables, pero no conformó a todos”, explicó un dirigente del espacio a PERFIL.

Con la certeza de que la ex presidenta apostará a la polarización con la Casa Rosada, restaba definir, al cierre de esta edición, el escenario de la Legislatura bonaerense, aunque había bastante consenso para que dos intendentes encabezaran las listas de la primera y tercera sección electoral. Se trataría de Alberto Descalzo y Julio Pereyra, de Ituzaingó y Florencio Varela, respectivamente. Son dos jefes comunales que quieren integrar la Legislatura bonaerense por la sencilla razón de que saben que su tiempo en los municipios se acaba, porque tienen mucha imagen negativa. Y pretenden heredarle a sus delfines las comunas, para que empiecen a instalarse con la mira puesta en la renovación de intendentes en 2019.

Pero la principal estrategia de Cristina Kirchner, al cierre de esta edición, era armar una Legislatura “fuerte” para marcar una oposición clara a María Eugenia Vidal, la gobernadora y espada del PRO, no sólo porque harán campaña contra ella sino porque pretenden instalarse como una opción clara ante una de las posibles sucesoras de Mauricio Macri.

En el acto del martes, en Avellaneda, lo marcó claramente. “A mí no me sale la cara de buenita. Nunca me salió”, disparó, en alusión a Vidal. “Cristina sabe que a lo sumo la seguirán cuestionando por las causas de corrupción. Pero no quiere que Vidal se la lleve de arriba”, confió un dirigente del mundo K en diálogo con PERFIL.

En ese contexto, la ex presidenta piensa que Randazzo disputará el voto con Sergio Massa, y le sacará poco a su propio electorado. La ex presidenta considera que la polarización con Macri será tan fuerte que entre ellos dos obtendrán casi el 60 por ciento de los votos, y sostiene a su círculo íntimo que, si Randazzo no hace una buena elección en la PASO (aunque Mario Ishii al final no competirá) luego tendrá una elección general pobre, porque los intendentes que lo respaldan mandarán “a cortar boleta”.

Fernando Espinoza, quien irá tercero en la lista de diputados, pidió licencia al frente del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires.

Cierto es que la discusión entre los jefes comunales y el ex ministro fue áspera, porque ellos consideraban que en este escenario lo más propicio era un acuerdo. Pero igual se quedaron al lado del “flaco”, que pretende hacer una buena elección, para posicionarse con la mira puesta en la renovación peronista. Ahora, la discusión será en los distritos, porque el kirchnerismo enfrentará al randazzismo en los Concejos Deliberantes, para debilitar a los jefes comunales que lo acompañan.

Con Macri y Vidal del lado de enfrente, la ex presidenta disparará munición gruesa pero siempre haciendo hincapié en la gestión, aunque en el caso de Vidal sabe que Daniel Scioli, su antecesor y también integrante de la lista K, es muy cuestionado por su paso en la Gobernación bonaerense.