POLITICA ‘JUANCHI’ ZABALETA, INTENDENTE DE HURLINGHAM

La Cámpora busca sacarle un aliado a Randazzo para debilitar su figura

El kirchnerismo sigue presionando para debilitar la figura del ex ministro.

Apoyos. Juanchi Zabaleta, uno de los intendentes que acompaña al ex ministro. La tensión con los K también se trasladó a la sede del PJ nacional.
Apoyos. Juanchi Zabaleta, uno de los intendentes que acompaña al ex ministro. La tensión con los K también se trasladó a la sede del PJ nacional. Foto:Pablo Cuarterolo

El kirchnerismo sigue presionando para debilitar la figura del ex ministro Florencio Randazzo y reducir así la posibilidad de que con el PJ, el ex ministro de Transporte robe votos del electorado de Cristina Kirchner. La Cámpora está abocada a repatriar a algún randazzista, aunque todavía sin éxito. El nexo entre los dos sectores es entre Máximo Kirchner y el jefe comunal de Hurlingham, Juan Zabaleta, que integró el gobierno de CFK.

Aunque el alcade bonaerense lo niega, en los últimos días se reunió en la Cámara de Diputados de la Nación con Máximo, y escuchó una propuesta para volver a las filas K. La preocupación central de Zabaleta es la misma que tienen otros intendentes que están con el ex ministro e incluso la misma que tienen los que acompañan a Cristina Kirchner: retener el control del Concejo Deliberante, el órgano legislativo de su municipio. Con otro condimento: había, en origen, una idea de generar una etapa “superadora” del kirchnerismo para evitar, entre otras cosas, que la discusión de campaña gire en torno a la “herencia” del gobierno anterior en lugar de que se debata la economía y la política actual.
“Juanchi” mantiene buen vínculo con Máximo Kirchner desde su paso por la Casa Rosada. Pero hay otro histórico dirigente peronista que juega en esa relación, Juanjo Alvarez, ex intendente del mismo distrito, y cuyo hijo es funcionario de Zabaleta.

Pese a que los canales están abiertos, tanto Zabaleta como los otros intendentes que están con Randazzo (Gabriel Katopodis, de San Martín; y Eduardo “Bali” Bucca, de Bolívar) afirman que las cartas ya están echadas, y que a esta altura competirán por el randazzismo con el sello del PJ.

Por las dudas, el “flaco” sale a disipar rumores y se mantiene firme.

Sede partidaria. La tensión también se trasladó a las oficinas de la sede del Partido Justicialista de la Nación, en la calle Matheu. La oficina de la junta electoral del partido es utilizada por La Cámpora y otros integrantes del flamante frente K y en la puerta hay un cartel que prohíbe el paso a dirigentes peronistas, tal como se ve en la foto que acompaña el artículo. 

En los últimos días hubo tensión y malestar con la conducción formal del partido por esto, porque en el randazzismo consideran que esa utilización “simbólica” de las oficinas partidarias para un frente que no está en la estructura oficial es una suerte de malversación de los recursos partidarios.

Los intendentes que acompañarán la candidatura de Cristina Kirchner (que aún nadie confirma con certeza) se reunieron anoche. También hubo un encuentro de otros dirigentes que integran Unidad Ciudadana. El alcalde de Moreno, Walter Festa, dijo, en este contexto confuso, que habrá una reunión con el propio Randazzo para intentar convencerlo de que lo más conveniente es la unidad. Pero algunos creen que esa maniobra busca dejar en off side al ex ministro, como el que no quiso un frente para ganarle a Cambiemos en octubre.

Por ahora, el libro de pases no está cerrado. El kirchnerismo considera que la decisión de la ex presidenta de competir por afuera del PJ golpeó la estrategia electoral de Randazzo, que tenía previsto ser su rival, pero que finalmente no podrá competir con ella.


Massa, contra la polarización

Mientras se recalienta la campaña entre el oficalismo y el peronismo, el titular del Frente Renovador, Sergio Massa, pidió “derrotar la idea de dos que se pelean por el poder” e insistió con la “alternativa” de “construir un solo país”. “Hay gente que siente, mirando el pasado, indignación por la corrupción, y gente que, mirando el presente, siente la angustia y la decepción de un gobierno que piensa en muy poquitos”, indicó en la presentación del espacio Un País en Tres Arroyos. 

Massa dijo “tener la responsabilidad de construir una alternativa que le dé a los argentinos esperanza y ponga en la agenda central a las Pymes, los trabajadores, los jubilados y a quienes no tienen trabajo pero quieren tenerlo y ganarse la vida a partir de su esfuerzo”. Y agergó: “Que las cuentas públicas puedan cerrar recortando pensiones es ser incapacitados en lo peor que pueden tener en política: insensibilidad, hipocresía y cinismo”.