POLITICA ELECCIONES 2015

La Cámpora impulsa a Sergio Berni como candidato a gobernador

Con Insaurralde más cerca de Massa, el núcleo duro de la agrupación piensa que el secretario de Seguridad representa la "filosofía K".

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

Para el kirchnerismo de paladar negro, Martín Insaurralde (MI) ya no forma parte del Frente Para la Victoria. Fueron notificados de que cerró un acuerdo con Sergio Massa –tal como anticipó PERFIL– y de que, si cambian los números en las encuestas, podría hacerlo con Daniel Scioli para liderar una fórmula como gobernador en 2015. Dentro de la cúpula de La Cámpora y en diversos despachos oficiales proponen a Sergio Berni como candidato para encabezar una lista en la provincia. Aseguran que representa la “filosofía” del núcleo duro del kirchnerismo.

Un funcionario K lo sintetiza: “Necesitamos un candidato que no se encandile con las cámaras de Tinelli”, critica a Insaurralde, y confía en que además Berni “mide bien” en los sondeos de opinión pública.

Para un sector del kirchnerismo –sobre todos aquellos que no priorizan la ideología por sobre la realidad– es difícil competir electoralmente en el distrito que representa el 40% del padrón con las posibles candidaturas de Diego Bossio, a cargo de la Anses, o de Julián Domínguez, hoy titular de la Cámara de Diputados.

Berni, además de conocer a Cristina Kirchner desde hace décadas, está identificado en el electorado con la “mano dura” a la hora de combatir la inseguridad y la conflictividad social, una cualidad apetitosa a la hora de planificar una campaña en la provincia donde la inseguridad es la principal preocupación.

Los asesores del secretario de Seguridad juran que todavía no salió a recorrer el interior de la provincia ni planifica en detalle cómo haría su campaña, pero dicen que, según algunos sondeos, cuenta con un 70% de conocimiento, cifras incomparables con otros candidatos K.

Es cierto también que esta semana Berni buscará subir aun más su perfil mediático con la campaña “Autopistas para todos y todas”. Recorrerá los peajes de la Panamericana y encabezará un “referéndum” donde pedirá apoyo –y firmas– a los conductores para prohibir los piquetes. A contramano de los diputados de su propio espacio político, quiere enterrar los proyectos de ley K que buscan regular los cortes. Para él, el Código Penal los prohíbe de lleno.

Mientras tanto, Berni sigue dando que hablar entre sus asesores. Hace poco lo vieron hablar por teléfono desde su reloj, incluso mandar y recibir mails. Fanático de la tecnología, se compró un “smartwatch” que se conecta a su teléfono celular, donde ya tiene sondeos que lo dan bien posicionado en la Provincia.



Lucas Morando