POLITICA CRISIS EN LA SEGURIDAD


La carta detrás de la 'Operación Talonario'

Fue entregada al jefe de Asuntos Internos. Alertó sobre un presunto complot de comisarios contra Vidal y Ritondo. La Justicia ahora rastrea dónde estaban los policías mencionados.

Tension. El gobierno de Vidal viene denunciando amenazas desde que puso en marcha la reforma de la Policía Bonaerense.
Tension. El gobierno de Vidal viene denunciando amenazas desde que puso en marcha la reforma de la Policía Bonaerense.
Foto:Cedoc Perfil

“Se habló de actividades que se están llevando a cabo en forma organizada a espaldas del Gobierno, cuya misión es recolectar todo tipo de información para no fallar en futuras misiones contra el actual gobierno del PRO en la Provincia y contra la Gobernadora Vidal”. La carta que incluye ese párrafo llegó a la gobernación bonaerense con detalles de la presunta “Operación Talonario” para “hacer boleta” a María Eugenia Vidal, a su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, y al jefe de Asuntos Internos, Guillermo Berra. ¿Secuelas de la reforma que llevó a dejar más de 1.800 agentes fuera de la fuerza y abrió más de cinco mil sumarios en ocho meses?

Textual. La amenaza fue revelada por primera vez por el diario Clarín. Pero hasta ahora no se había mostrado la carta que alertó sobre la presunta organización policial para terminar con la vida de la gobernadora y sus funcionarios, en la que se involucra a comisarios de la Bonaerense en actividad y exonerados de la fuerza por distintas irregularidades.

“Un fin de semana del mes pasado (julio) hubo un almuerzo reservado realizado en el círculo policial de La Matanza al que asistieron más de 30 personas, en su mayoría oficiales retirados de la fuerza”, explica la carta dirigida al jefe de Asuntos Internos. “Se llegó a tal nivel que se mencionó la existencia de grupos preparados con mano de obra externa para utilizar el ‘Talonario’. Y a decirse que este plan estaba en marcha para eliminarlo a Ud. y al ministro Ritondo. Se comentó que muchos oficiales en actividad se dedican más al seguimiento de ‘lápices altos’ que al cuidado de la gente”, completa la misiva.

Además, la carta nombra a comisarios vinculados a las plantas verificadoras de vehículos, que fueron intervenidas por generar un negocio ilegal de entre $ 4 y $ 5 millones por mes. También se mencionan efectivos vinculados de La Plata, donde se cambió la cúpula policial tras el hallazgo de sobres con dinero proveniente del delito.

“Esta investigación, como otras relacionadas con la extorsión y el juego clandestino, está trayendo mucha preocupación en las mafias bonaerenses, a tal punto que podría derivar en graves conflictos internos”, destaca el escrito, ya sobre el epílogo.

La misiva ya está en manos de los funcionarios judiciales de la UFI 7 de La Plata, a cargo de Virginia Bravo. Los secretarios del juzgado son los que recibieron el material. Según pudo saber este diario, una de las primeras medidas, no bien Bravo regrese de una breve licencia, sería determinar, mediante las celdas de los celulares, dónde se encontraban los efectivos mencionados.

Más amenazas. PERFIL tuvo acceso también a la presentación judicial que realizó hace poco más de una semana Berra (Asuntos Internos). En el escrito presentado ante la Justicia se detalla que se encontró “en un sobre una nota tipo carta con una advertencia, referida a un complot de funcionarios policiales en actividad y fuera de actividad, relacionado con la política que lleva adelante el ministro Ritondo”.

La carta no estaba en cualquier lugar sino en el expediente abierto a raíz de la investigación por el hallazgo de 36 sobres con más de $ 153 mil encontrados en la sede de la Departamental Policial de La Plata el 1º de abril.

La amenaza contenía dos pasajes de la Biblia: el salmo 54, versículo 5 (“El devolverá el mal a mis enemigos”) y el salmo 23, versículo 5 (“Tú prepararás [la] mesa delante de mí en presencia de mis enemigos”).

A ello, según pudo saber PERFIL, se suman dos amenazas más que no terminaron en la Justicia: una a los custodios de la Metropolitana del ministro Ritondo. Otra, al despacho de Federico Salvai, el ministro de Gobierno. El mismo al que le revisaron su casa en La Plata.