POLITICA TENSION ENTRE LA ROSADA Y LOS SINDICATOS ALIADOS

La CGT oficial presiona al Gobierno con un proyecto propio de Ganancias

La central del metalúrgico Caló cree que la Presidenta no modificará el impuesto. Por eso buscan dar una señal política. Advirtió que habrá “libertad de acción” frente a las protestas.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

La CGT oficial puso un plazo para que el Gobierno dé una respuesta sobre el reclamo por el impuesto a las ganancias. De obtener una negativa, la central que encabeza Antonio Caló presentará formalmente un proyecto de ley de cinco artículos que ya está listo.

La decisión fue confirmada por Caló ayer a PERFIL. El dirigente precisó que esperará una respuesta del Gobierno y que, de ser negativa, la estrategia sindical será proponer una reforma de la ley.

Nadie se fue contento de la reunión del lunes en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Los sindicalistas esperaban ser recibidos por CFK. Cuando escucharon la negativa de los funcionarios a modificar Ganancias, Caló dijo que no tenía otra opción que dar “libertad de acción” a los gremios de la central. Eso implica que los sindicatos tienen la bendición de la CGT para encarar medidas de fuerza.

La definición del conflicto con los fondos buitre, el 30 de julio, es la bisagra temporal. Luego de esa fecha, que podría determinar la entrada del país a un default técnico, la central volverá a reunirse a partir del 1º de agosto para analizar los pasos a seguir. Los dirigentes evalúan dos opciones: la más moderada es presentar el proyecto de ley ante el Ejecutivo; la más osada es que los diputados de la central lo presenten en la Cámara baja sin el consentimiento del oficialismo. Ambas serán sólo demostraciones políticas. Sin el aval de Cristina, ningún proyecto avanzará.

Los cinco artículos ya están redactados. Apuntan a modificar la escala de salarios y que el cálculo de Ganancias se haga sobre la base del salario de convenio, afirmaron fuentes de la CGT a PERFIL. De esa forma, el pago de horas extra, los viáticos, el presentismo y la puntualidad quedarían íntegros en el bolsillo del trabajador. El porcentaje de empleados en relación de dependencia que tributen sería ampliamente menor.

Sobre la posibilidad de que el Gobierno dé una respuesta positiva, Caló fue el dirigente más optimista. A pesar de eso, sus expectativas son “cincuenta y cincuenta”, aclaró. Otros dirigentes dan por descartada la chance de obtener una mejora en Ganancias. “El tiempo ya pasó”, opinó uno de los funcionario que los recibió el lunes con respecto al reclamo de que el Gobierno modifique al menos el alcance del impuesto al medio aguinaldo.

El diputado Héctor Recalde manifestó ayer una visión positiva, aunque vaga. “Pasado este tema de la negociación –con los fondos buitre–, confío en que el Gobierno alguna medida va a tomar”, dijo a Radio América. La mayoría de los popes cegetistas, incluso lo más oficialistas, creen que las expectativas de una buena noticia son “casi nulas”. Hace cuatro meses, Capitanich y Tomada presentaron a la Presidenta un proyecto para modificar las escalas, confirmaron muy cerca de ambos funcionarios. Sin embargo, la objeción del ministro de Economía, Axel Kicillof, frenó la iniciativa. Tomada incluso le manifestó al ministro de Economía en abril que era momento de dar una señal política a los sindicatos aliados, que ahora se ven como el último orejón del tarro.



Emilia Delfino