POLITICA LA LIDER DE LA TUPAC DEBE VOLVER A LA CARCEL

La CIDH criticó el fallo contra Sala y el Gobierno teme más presión internacional

El organismo anticipó que tomará medidas tras la decisión de la Justicia jujeña. En plena campaña electoral, desde la Rosada calificaron a la medida de inoportuna e innecesaria.

En casa. La líder de la Túpac, ayer, en el lugar donde está detenida. Volvió a pedir por Maldonado.
En casa. La líder de la Túpac, ayer, en el lugar donde está detenida. Volvió a pedir por Maldonado. Foto:cedoc perfil

El fallo de la Justicia jujeña que revocó la prisión domiciliaria de Milagro Sala generó malestar y preocupación en un sector importante del Gobierno nacional. Un ministro dijo ayer a PERFIL que la resolución de la Cámara de Apelaciones puede generar más conflicto con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en julio otorgó una cautelar a favor de la líder de la Túpac Amaru. “El tema estaba planchado”, se lamentó. Ayer, el organismo internacional rechazó el dictamen de la Cámara jujeña y advirtió que está evaluando las medidas a tomar.

El temor del ala jurídica y técnica del macrismo es que la decisión judicial pueda entorpecer aún más la relación con la CIDH, justo cuando los funcionarios del Ministerio de Justicia habían recuperado el diálogo con el organismo por la desaparición de Santiago Maldonado. Otro sector del Gobierno, más cercano a la posición del jefe de Gabinete, Marcos Peña, limitó el fallo a una cuestión judicial y afirmó que no tendrá impacto electoral a nivel nacional.

Lo que complicará el escenario de la Casa Rosada es que un día después de las elecciones de octubre la CIDH tendrá sus sesiones ordinarias en Montevideo. En la agenda está la desaparición de Maldonado, a lo que los comisionados sumarán la situación de Milagro Sala.

Gabriela Kletzel, directora del grupo de trabajo internacional del CELS, involucró al gobernador oficialista Gerardo Morales con el fallo judicial que revocó la prisión domiciliaria de Sala. “En un reciente juicio contra Milagro, en la que se la acusaba por instigación a una protesta social en la que no estuvo, Morales pidió ocho años de cárcel para ella. Hay una clara animosidad”, opinó en diálogo con PERFIL. El CELS reclamó  por escrito al gobierno nacional que haga todos los esfuerzos para que se cumpla el mandato de la CIDH. “Es el Estado argentino el que tiene que garantizar el cumplimiento de las decisiones de organismos internacionales”, explicó Kletzel.

El gobernador Morales manifestó a su entorno que no está preocupado por la situación y cree que Sala aprovechó un fallo que sabría que vendría para victimizarse. Ayer, Morales siguió con su actividad en la previa a la elección de octubre.

Otro problema que vuelve a estar en la agenda de Macri es que la presión de los organismos internacionales generan costos económicos, porque las entidades de crédito internacional suben los intereses para la toma de deuda argentina o complican el acceso al crédito de distintas maneras.

De todos modos, Sala no volverá todavía a la cárcel, porque el recurso que van a interponer sus abogados mañana en la Justicia tendrá efectos suspensivos. “El fallo tiene que estar firme para que pueda cumplirse”, explicaron fuentes judiciales a este diario. Primero pasará por el superior tribunal de Justicia jujeño y, llegado el caso, podría finalizar en la Corte Suprema, porque el fiscal del caso pidió que le reserven esa posibilidad.

La Cámara de Apelaciones juejeña se apoyó, para revocar la prisión domiciliaria, en un antecedente de la Corte Suprema que sentenció, en un caso que afecta a Editorial Perfil, que los fallos de la CIDH no son de cumplimiento obligatorio. Y sostuvo, además, que alteran el orden jurídico local. Es posible que el organismo internacional saque un comunicado mañana y que vaya madurando otro fallo, más profundo, para dentro de unos meses.

Mientras tanto puede ser que el fondo de la cuestión se resuelva en la Justicia local.



Mariano Confalonieri y Ezequiel Spillman