POLITICA EL ROL DEL GOBERNADOR

La compañía de Scioli no alcanzó para llevar a Insaurralde arriba

Daniel Scioli creía hasta ayer a la mañana que la diferencia entre el candidato del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde y el postulante del Frente Renovador, Sergio Massa, sería de apenas uno o dos puntos. Pero al gobernador bonaerense nada lo hace perder su optimismo.

Scioli ya se subió a la contienda electoral y seguirá sobre ella de cara a las elecciones generales. Su objetivo para los comicios de octubre será el mismo que para los desarrolados ayer: que el candidato del Frente Renovador, Sergio Massa, saque la menor ventaja frente a su competidor.

Scioli piensa en 2015 y busca desterrar la posibilidad de que los comicios de este año transformen a Massa en un competidor directo a la presidencia. Por ello, fue el propio gobernador quien decidió ponerse al frente de la campaña del Frente para la Victoria y tomarse la elección como una competencia propia.

Y de hecho, a pesar del resultado final, logró que un candidato desconocido logrará juntar en poco más de 20 días un 29% de los votos bonaerenses.

El gobernador pretende ser el sucesor de Cristina Kirchner y para ello necesita sacar de la competencia a Massa. Hasta el día anterior al cierre de listas, Scioli y Massa mantuvieron conversaciones para integrar un frente conjunto y llegar a 2015 en una competencia interna. Pero a último momento, el mandatario bonaerense decidió no sólo no sellar el acuerdo con el intendente de Tigre, sino jugar fuertemente con el oficialismo.

Con este resultado, en el sciolismo buscarán inmediatamente realzar la figura de Scioli recordando que Massa inició la campaña con una diferencia mayor a diez puntos y que su actividad en la campaña logró achicar esa diferencia. Pero saben que no faltarán kirchneristas que hasta ayer se fotografiaron con él que lo señalarán como el padre de la derrota.

Pero en lo comicios de ayer, en la mesa que votó el gobernador en Dique Luján, Massa obtuvo 200 votos contra 31 del candidato de Insaurralde, el candidato de Scioli.



Rosario Ayerdi