POLITICA

La comunidad homosexual duda de la "aceptación" del Papa a los gays

Cuando era cardenal habló de una "guerra de Dios" contra el matrimonio igualitario. El temor de Freyre y la felicidad de Robledo.

Foto:Cedoc

Los dichos del Papa Francisco sobre los gays dieron la vuelta al mundo. Mientras los medios internacionales se hace eco de la sorpresiva declaración, la comunidad homosexual argentina no logra esconder su incomodidad al recordar que fueron ellos quienes lidiaron contra la férrea oposición al matrimonio igualitario del entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio. Es que por esos tiempos, el actual Papa fue uno de los impulsores para impedir la aprobación la ley que permitió el casamiento entre personas del mismo sexo. En aquel entonces, el jesuita habló de una "guerra de Dios" para rechazar la votación en el Congreso.

"Se escribe mucho del lobby gay. Todavía no me encontré con ninguno que me dé el carnet de identidad en el Vaticano donde lo diga. Dicen que los hay", comentó Francisco, durante una conferencia de prensa en pleno vuelo, de regreso al Vaticano. "Cuando uno se encuentra con una persona así, debe distinguir entre el hecho de ser gay del hecho de hacer lobby, porque ningún lobby es bueno. Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?", lanzó el pontífice. "El catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy linda esto. Dice que no se deben marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia. Debemos ser hermanos. El problema es hacer un lobby", dijo Francisco.

Una cuestión personal. Alex Freyre, candidato a diputado por el FPV y precursor del matrimonio igualitario, se mostró descreído de los dichos del Santo Padre. En diálogo con Perfil.com, contó: Bergoglio personalmente hizo lobby contra mí. Lo hizo en nombre de su rol como cardenal". "El citó a (Mauricio) Macri a su despacho y le exigió que impida mi matrimonio. Y luego nos dijo que somos el demonio a mi esposo y mí. Y ahora llama a 'hacer lío'", relató. "No puedo no recordar que a Pedro Robledo y a su novio les pegaron en nombre del Papa. Claro está que fueron fanáticos, pero fanatismo no es algo de lo cual debamos prescindir con lo que pueda pasar a los que nos toca como comunicadores", reconoció.

"El hizo lobby. ¿Porque a uno lo negamos? la politica y el lobby están relacionados. Cuando uno hace politica trata de persuadir. La Iglesia y lo hizo y lo hace".

"Cuando habla el Papa se me eriza la piel, pensando que nos pueden pegar un tiro. Me pregunto si un dia algún fanático de Bergoglio no nos pega a un tiro", confió.

No obstante, Freyre hizo ciertas aclaraciones: "Las personas homosexuales no tenemos una tendencia. Nadie diría que las personas heterosexuales tienen tendencia. Los homosexuales somos". "Si miran estas definiciones, nos vamos a encontrar con ocho países que tienen pena de muerte a los homosexuales (Arabia Saudita, Yemen, Irán, Chechenia, Mauritania, Sudán, Afganistán y Pakistán)", agregó.

Por su parte, Maria Rachid, legisladora porteña del FPV y expresidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), dijo: "No sé bien a qué se refiere el Papa con lo de 'lobby gay' pero creo que el problema de la Jerarquía de la Iglesia Católica con este tema es el doble discurso que el mismo Bergoglio reproduce hoy y siempre". "'No soy quien para juzgarlos' dice por un lado, pero nuestro trabajo por el matrimonio igualitario era un 'plan del demonio'. ¿En qué quedamos?", se preguntó.

"Sucede lo mismo con el rol de las mujeres, el uso de preservativos, el divorcio y otros temas en los que se apartan de la realidad y las necesidades de la gente", se quejó Rachid. "No nos engañemos, que el Papa sea argentino no cambia la esencia de la misma institución a la que le cantábamos todos los 24 de marzo: 'Ustedes se callaban cuando se los llevaban'", argumentó.

Dos versiones. El presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, también rechazó las declaraciones papales "Lo que dice el catolicismo que cita Francisco dice que la homosexualidad es una desviación. Esa es la teoría de la iglesia vaticana. Entonces, más allá del lobby o no lobby, ya habla de una discriminación", puntualizó.

Como mensaje conciliador, Cigliutti señaló que la comunidad gay espera "que la Iglesia y que el Papa cambie la política con respecto a las personas homosexuales en todo el mundo". "Que no se opongan a nuestros derechos, que cuando se debate a nivel nacional y legislativo nuestras leyes no hagan lo que hizo Bergoglio acá, que fue una guerra santa", enumeró. "Si hace eso le vamos a creer a Francisco. Lo que conocemos es Bergoglio y es esto", separó.

Feliz. A contramano de todos fue Robledo, el joven atacado por ser homosexual en una fiesta privada de San Isidro. "Estoy demasiado feliz con los dichos de @Pontifex_es sobre las personas homosexuales! GRAN PASO!!!", tuiteó el militante del PRO.

 

(*) De la redacción de Perfil.com.



Ramón Indart (*)