POLITICA PROBLEMAS PARA LA CEOCRACIA

La confesión de Basavilbaso, el Fondo y el lugar de los moribundos

.

PERFIL COMPLETO

Cita. El titular de la Anses recibió el viernes a diputados opositores.
Cita. El titular de la Anses recibió el viernes a diputados opositores. Foto:Pablo Cuarterolo
Mientras le cebaban mate en la mañana del jueves, Emilio Basavilbaso, titular de la Anses, reconoció ante un grupo de diputados que la decisión de reducir las jubilaciones respondía a las necesidades de financiamiento y que el propio Mauricio Macri se lo había transmitido el día anterior.

Los diputados apenas habían dormido unas horas tras terminar, a la madrugada, la sesión donde se había filtrado la resolución.
Los opositores que había logrado madrugar, entre quienes había legisladores del Movimiento Evita, el Frente Renovador y el Socialismo, le advirtieron a Basavilbaso que recurrirían a la Justicia para frenar la resolución. Pero el titular de la Anses sabía que la decisión había sido urdida en el Ministerio de Hacienda y contaba con el aval del Presidente. Basavilbaso les recordó los recursos girados para planes sociales e insistió con que la “tendencia” de la economía llevaba a soñar con un año de crecimiento. Los diputados le recordaron los recortes en la entrega de remedios. No hubo avances. Habría que esperar a que el escándalo creciera para que el Presidente anulara, a la tarde, la resolución.

Las turbulencias que pronostican la llegada de Donald Trump al poder pueden encarecer el financiamiento internacional. Poco antes de la asunción del nuevo mandatario, el gobierno tomó 7 mil millones de dólares a una tasa de 6,3%. Pero Entre Ríos, que se endeudó a principios de febrero, debió pagar 8,75% de interés.
Pocas horas después de la reunión, el diputado Maurice Closs subió a Twitter el fragmento del informe del FMI de noviembre del año pasado que aconsejaba modificar la ecuación del aumento de la jubilación. El financiamiento que expresaba Basavilbaso comenzaba a tener nombre y apellido. Entre la reducción del gasto y el guiño al Fondo, la reducción de las jubilaciones le pareció a la cúpula del Gobierno una medida acertada. Obviaron un detalle: era necesario ignorar por completo el efecto político de sacarles plata a los jubilados, justamente en la semana de la polémica por los favores para la empresa de Franco Macri.

Miguel Ponte, secretario de Empleo, explica la sociedad argentina con un gráfico: divide un cuadrado en tres partes: en la superior ubica a los “combatientes”, como llama a quienes tienen trabajos en blanco; en el medio coloca a los “lesionados”, para definir a quienes tienen empleo en negro, y en la parte inferior, a los “moribundos”, como llama a los más desprotegidos. Cuando sus interlocutores se inclinan por apiadarse de “lesionados” y “moribundos”, Ponte los sorprende proponiéndoles que se olviden de los débiles y les explica que la política debe enfocarse hacia los estratos superiores porque, como en una nueva versión de la teoría del derrame, los “combatientes” arrastrarán al resto hacia la bonanza. La torpeza ilustrada de la ceocracia es precisamente el horno donde se cocinan los estropicios que genera el Gobierno en su contra, como un boxeador solitario que se pega a sí mismo en el ring.n