POLITICA ENTREVISTA

“La corrupción era permanente”, dice el jefe del juego en la Provincia

Melitón López fue elegido por Vidal para controlar las salas de apuesta. A fin de año deja el cargo. Se opone a subirle los impuestos al sector.

Melitón López, titular de Loterías de la Provincia
Melitón López, titular de Loterías de la Provincia Foto: Cedoc

Aunque Melitón Eugenio López sólo responde a su compañera de facultad, María Eugenia Vidal, el aire acondicionado de su oficina está a 24º C. “También le hacemos caso al jefe”, se ríe el titular del Instituto de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires en referencia a la orden de Mauricio Macri de mantener en esa temperatura los ambientes. Un año atrás asumió por primera vez en la función pública: “Venía hablando con María Eugenia, le dije de sumarme a su gobierno pero nunca pensé que fuese Lotería”, reconoce en diálogo con PERFIL. Su primera incursión en la política fue como candidato a concejal en Escobar en 2013, pero se lo conoce como el representante del ex Director Técnico de la Selección, Alejandro Sabella, y de los jugadores Angel Di María y Nicolás Otamendi, entre otros.

— Si nunca se lo imaginó ¿por qué terminó en Lotería?
—María Eugenia necesitaba limpiar el sistema y ordenarlo, ya que es uno de los principales organismos de recaudación. Traté de aprender rápido porque yo nunca había entrado a un casino o a un hipódromo y nunca había jugado un billete de lotería. No juego, ni voy a jugar. Pero es una industria de la que dependen miles de personas y es un organismo clave por la recaudación.

—En la Provincia las licencias de bingos y casinos siempre se dieron a dedo y por decreto ¿Se van a licitar ahora?
—Es la primera vez en la historia que los casinos se van a licitar y estamos trabajando en las más de 500 fojas para que antes de fin de año pueda ser publicada. En el caso de los bingos, ya estaban todos renovados pero aumentamos el control.

—Usted denunció corrupción de la gestión anterior en este organismo. ¿Con qué se encontró cuando llegó?
—Los casos de corrupción eran permanentes. Si vos querías tener una agencia, tenías que pagar un dinero para que te den la licencia. Nosotros no pusimos una agencia más pero tampoco le cobramos a nadie nada, todo legal. Es muy difícil de comprobar un hecho de corrupción pero con la publicidad por ejemplo, tenemos comprobado cómo se robaban el dinero, a qué cuenta iba, quiénes estaban involucrados y esperemos la celeridad de la Justicia. María Eugenia, que no hace ningún acto de corrupción, nos marcó el camino. Tal vez yo en el gobierno de Scioli no hubiese durado ni diez minutos.

—¿Usted se opuso al impuesto al juego que se evaluó en el gobierno de Vidal?
—Yo no estaba de acuerdo. Si tocamos ese porcentaje deben cerrar el 80% de las salas y estamos hablando de 20 mil personas que quedan en la calle y de más de mil millones de pesos que gana por mes la Provincia que se perderían, yo no puedo ser tan irresponsable de disponer una medida así.

—El aumento que se votaría sería del 2%...
—También los perjudica. Los empresarios ganan dinero, no lo hacen de manera altruista y no estoy defendiendo al sector, pero lamentablemente cierran.

—¿Fue Daniel Angelici el que le dijo a Vidal que debía frenar el aumento?
—No, en absoluto. Si la Provincia necesita recaudar, debemos buscar otro camino.

—¿Vidal lo eligió a usted para frenar el deseo de Angelici de controlar el Instituto?
—Mi figura no es por Angelici, sino porque ella necesitaba una persona de confianza. Angelici dentro de la Provincia sólo tiene un porcentaje en el Bingo Ramallo y otro de Pergamino. Y no ganó nada más porque no pusimos ni una máquina más. Estaba dentro de un sistema para ganar el cambio de ubicación del bingo del Puente La Noria en donde ya estaba todo instalado de la gestión anterior, pero nos opusimos desde el día uno a ese traslado.

—¿El 31 de diciembre deja el cargo?
—Sí, sin dudas. Le dije a María Eugenia que esto lo hacía durante un año y cumplo.

—¿Recibió ofrecimientos ilegales por mantener  negocios?
—Me ofrecieron pero no lo recibimos.n