POLITICA

La Guerra Fría del Papa Francisco a Macri

El sábado se saludarán en el Vaticano. Pero el Papa está molesto. Las razones del enojo de Bergoglio. Del amor K a la distancia PRO.

PERFIL COMPLETO

En un puñado de días, los líderes de Estados Unidos, Francia e Italia aterrizan en Buenos Aires, el centro financiero de Davos se excita con Argentina, Brasil y México reciben señales de relanzamiento de las relaciones bilaterales, a la vez que se busca privilegiar nuevos lazos comerciales con China y Rusia, y hasta Gran Bretaña se muestra interesada en recuperar su histórico vínculo. El mundo celebra la llegada de Mauricio Macri. Pero hay un jefe de Estado, quizá el más importante para los argentinos, que no se suma a la revolución de la alegría. Aunque este sábado sonría frente a las cámaras, lo cierto es que Francisco le declaró una silenciosa Guerra Fría a Macri.

“Francisco quiso marcar distancias con el nuevo gobierno. Y él sabe muy bien cómo hacerlo”. La sentencia que más le duele al macrismo es pronunciada por un peronista que conoce a Jorge Bergoglio desde hace varias décadas. “El Papa está preocupado por las noticias que le llegan desde la Argentina. Le inquieta lo que escucha. Sobre todo, el posible regreso de la represión a las protestas sociales. Se alarma con la idea de ver violencia y sangre en las calles de nuestro país”, completó el hombre que en los últimos años compartió varias tertulias privadas en el Vaticano.

El nuevo protocolo antipiquetes fue muy comentado en la Santa Sede. Y no fueron, precisamente, buenos augurios los que recibió. “Estamos como en 1812”, le dijo el Papa a uno de sus interlocutores argentinos con los que mantiene una relación de sólida confianza. El joven abogado no entendía lo que escuchaba en su teléfono, hasta que Francisco soltó la carcajada. Bergoglio ironizaba con la sanción de la Asamblea de 1813, que puso fin a la esclavitud en el Virreinato del Río de la Plata. La broma esconde la impaciencia que empieza a perturbar al jefe de la iglesia católica.

No es la primera vez que Francisco se irrita con una decisión del macrismo. Por estas horas, algunos autoproclamados voceros de Bergoglio juran y perjuran que la entrega del rosario bendecido que llegó desde Roma para Milagro Sala, no buscaba defender a la líder de Tupac Amaru. Sin embargo, en la Santa Sede se observa con mucha atención la detención de la militante kirchnerista jujeña. “El Papa está asombrado por lo que pasó. No puede llevarse a alguien a prisión por sospecha y sin que haya habido una condena. Francisco se conmueve con la persecución, sobre todo si oculta un componente de xenofobia”, revela un dirigente social que acaba de regresar desde el Vaticano.

La paz caliente entre el Papa y el oficialismo guarda otras cuentas pendientes que no han sido saldadas. Bergoglio nunca va a perdonar que el PRO haya hecho campaña con el aborto. Fue Jaime Durán Barba, el consultor estrella de Macri, el que dijo “si una señora quiere abortar, que aborte”. La sentencia, producida en medio del ballotage, fue un límite que, interpretan cerca de Bergoglio, nunca se debió cruzar. Tanto fue el malestar generado, que Macri se vio obligado a una desmentida: “Las declaraciones de Jaime Durán Barba son a título personal y no representan mi pensamiento ni el del espacio que lidero. Siento un profundo respeto y admiración por el Papa Francisco y en lo personal, estoy a favor de la vida”. Para el Vaticano, la piedra ya había sido arrojada.

Pero lo que parece haber terminado de alejar al Papa de Cambiemos fue la decisión del PRO de ponerle fin al intento de Francisco de mediar entre Macri y Cristina por el fallido traspaso de mando. Los que conocen a Bergoglio aseguran que estaba buscando acercar posiciones y que se enojó cuando apareció el amparo judicial del macrismo que desautorizó las gestiones iniciadas desde la Santa Sede.

A la reciente historia de desencuentros hay que agregar que Macri nunca mostró gran interés por Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires, que el gobierno porteño no apeló un fallo que permitía el casamiento igualitario en la Ciudad de Buenos Aires cuando Macri era jefe de Gobierno, y que esa administración PRO difundió un protocolo para abortos no punibles que era muy permisivo, según el actual Santo Padre.

Desde el antimacrismo agregan que la fundación La Alameda, del amigo del Papa Gustavo Vera, denunció en varias oportunidades a la firma Cheeky, propiedad de la familia de la primera dama Juliana Awada, por la utilización de talleres clandestinos. Y deslizan que en Roma cayó muy mal el nombramiento de Silvia Majdalani en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) porque La Turca es percibida en los palacios vaticanos como la llave para el regreso a los servicios de Jaime Stiusso, el mentado espía que no goza de la simpatía papal.

Aunque en la Santa Sede sostienen que fue muy bien recibido Rogelio Pfirter, el diplomático de carrera que envió Macri a la embajada argentina en el Vaticano, reconocen que esperaban un gesto más cálido desde la Argentina. Algo que fuera más allá de la relación meramente “institucional” propuesta por la canciller Susana Malcorra. Los que señalan que Francisco tuvo más sintonía con Cristina Kirchner deben recordar ese dato: mientras el kirchnerismo se deshizo en gestos para Bergoglio, el macrismo impulsa una relación “protocolar”. Se trata de un término muy gélido para el primer Papa argentino.

Por lo pronto, mientras Cristina estuvo tres veces en Santa Marta, la residencia privada de Francisco, en encuentros que llegaron a durar hasta tres horas, para Macri el lugar elegido es algo más formal: será recibido en el Palacio Apostólico, donde ingresan todos los jefes de Estado que visitan al Papa. Francisco no hará diferencias con su compatriota.

@rodrigo_lloret



Rodrigo Lloret (*)