POLITICA EN EL SANATORIO OTAMENDI Y MIROLI

La hija de Cristina Kirchner estuvo nueve horas internada

Fuentes médicas indicaron que desatendió los cuidados que debía seguir a raíz de problemas ginecológicos.

PERFIL COMPLETO

Florencia Kirchner llegó a las 6 de la mañana por una emergencia ginecológica relacionada con un cuadro que le fue diagnosticado en abril.
Florencia Kirchner llegó a las 6 de la mañana por una emergencia ginecológica relacionada con un cuadro que le fue diagnosticado en abril. Foto:Cedoc.

Un fuerte operativo sorprendió ayer por la mañana a los trabajadores del Sanatorio Otamendi y Miroli. La hija de la Presidenta, Florencia Kirchner, llegaba a las 6 de la mañana por una emergencia ginecológica relacionada con un cuadro que le fue diagnosticado en abril. Fue dada de alta pasadas las tres de la tarde, cuando se retiró junto a Cristina Kirchner, quien no se apartó de su lado durante toda la estadía en el centro médico.

El problema fue detectado, según informaron fuentes cercanas a la familia presidencial, durante los estudios que le realizaron este año en la clínica Mater Dei, el pasado 12 de abril. Las mismas fuentes indicaron que no se trata de una dolencia que revista especial gravedad, pero sí exige ciertas prevenciones que fueron desatendidas antes de la internación de ayer. Tanto en aquella oportunidad como durante la internación, la familia mantuvo un fuerte hermetismo y en ningún momento se ofreció un parte médico oficial.

Los primeros trascendidos habían apuntado a un fuerte dolor abdominal y se especuló con que pudiera tener un cuadro de apendicitis. Sin embargo, PERFIL logró confirmar que se trataba del mismo problema detectado en abril.

Con custodios. Florencia fue ingresada en la habitación 421, en el cuarto piso del centro médico privado, ubicado en calle Azcuénaga al 800, frente al Hospital de Clínicas. La presidenta Cristina Kirchner acompañó a su hija durante toda la internación, hasta que le dieron el alta, pocos minutos después de las 15. Los automóviles oficiales abandonaron rápidamente el lugar sin detenerse, por la presencia de la prensa.

Personal de seguridad de Presidencia montó un fuerte operativo de control en el cuarto piso y en la calle Azcuénaga. Se evitó que los periodistas que se acercaron al centro médico pudieran instalar sus cámaras en torno a la puerta y hubo cuatro custodios apostados en los accesos al pasillo donde estaba siendo asistida la hija de la jefa de Estado.

Mientras recibía el tratamiento médico prescripto por los profesionales que la atendieron, familiares y amigos acompañaron su estadía desde la lujosa sala de espera del cuarto piso, decorada con motivos arabescos, que fue cubierta con una cortina blanca para resguardar su intimidad.

La internación. El personal de Presidencia estuvo siempre pendiente de lo que necesitaba el entorno de la mandataria y fue muy celoso a la hora de evitar el ingreso a cualquier persona ajena a la comitiva que la acompañaba.

Nueve horas luego de haber ingresado al sanatorio, la hija de la primera mandataria, quien cumplió 24 años el mes pasado, se retiró junto a su madre en tres autos de Presidencia, con vidrios polarizados, que las llevaron hacia la residencia de Olivos.

Desde que volvió al país y suspendió sus estudios de cine en la New York Film Academy, tras la muerte de su padre, en octubre de 2010, Florencia Kirchner se acercó a círculos militantes entre los que se cuentan algunos de sus amigos y amigas más cercanos, con los que comparte habitualmente reuniones en la quinta de Olivos.  

Participó de varios actos oficialistas como una activista más de La Cámpora, la organización juvenil que fundó su hermano Máximo.

Del mismo modo en que la Presidenta no se apartó ayer de su lado, Florencia Kirchner la había acompañado cuando sufrió complicaciones por un hematoma subdural, el año pasado.

También fue la encargada de filmar el video intimista con el que la mandataria volvió a la actividad pública, el 19 de noviembre de 2013, tras más de un mes de estricto reposo. “Florencia, ¿podemos empezar? ¿Es ésta la cámara que tengo que mirar o la tuya?”, preguntó Cristina Kirchner en aquel video en el cual anunció su regreso al ejercicio pleno de la Presidencia, tras su licencia médica, y que descubrió la presencia de la joven detrás de la grabación.



Aurelio Tomas