POLITICA JORNADA SOCIAL EN MAR DEL PLATA

La Iglesia logró juntar a las centrales sindicales

PERFIL COMPLETO

Foto:Daniel Muñoz
Lo que no pudo la política lo logró la Iglesia. En el marco de una nueva cumbre de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, los principales gremialistas del país, hoy divididos por el apoyo o el rechazo al Gobierno, se mostraron juntos en Mar del Plata.
En una de las conferencias, denominada “El papa Francisco y la cuestión social”, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, habló ante la atenta mirada del líder de la CGT disidente, Hugo Moyano, se mostró con el jefe de la central obrera oficialista, Antonio Caló; el de la CTA opositora, Pablo Micheli, y el de la CTA kirchnerista, Hugo Yasky. Un conglomerado de los dirigentes sindicales con mayor peso político.
Feliz por la convocatoria, monseñor Jorge Lozano, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y obispo de Gualeguaychú, indicó: “Hemos logrado que de cada una de las centrales de los trabajadores vinieran sus secretarios o algún representante para que participen en alguno de los paneles”.
“Este es el comienzo de un diálogo de entendimiento, es el comienzo del objetivo de la unidad del movimiento obrero, estamos en camino”, afirmó, entusiasmado, Moyano, en declaraciones a la prensa.
Aunque las fuentes aseguran que este año habrá novedades sobre una posible unidad, el diálogo entre sindicalistas oficialistas y no oficialistas nunca se cortó. Muchos de ellos están jugando sus fichas a Scioli, otros a Massa, y esperarán a 2015 para ver si se puede construir nuevamente una CGT unificada en el contexto de una elección presidencial.
Como sea, ayer comenzó la Semana Social, que organiza anualmente la Pastoral Social. Además de Scioli, quien saludó a los sindicalistas por su trabajo diferenciándose nuevamente del kirchnerismo, y el gobernador cordobés José Manuel de la Sota, también estuvieron la vicejefa de la Ciudad, María Eugenia Vidal, y el jefe del bloque de Diputados del PRO, Federico Pinedo. Se espera que hoy concurra Sergio Massa.
El gran austente fue el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien había comprometido su presencia pero decidió no concurrir luego del fallo por los fondos buitre.
Por su lado, monseñor Jorge Casaretto, miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y obispo emérito de la diócesis de San Isidro, sostuvo: “Hay que dialogar más para conseguir verdaderos cambios y para poder encontrar un proyecto de país con cuatro o cinco políticas importantes”.

Ezequiel Spillman