POLITICA

La izquierda en la Ciudad

Por Pablo Stefanoni | El FIT sobrevivió a las PASO, y en las generales podrá atraer los votos de varios de los partidos que quedaron afuera.

PERFIL COMPLETO

Foto:Gentileza Prensa FIT

La izquierda, nucleada en el Frente de Izquierda y los Trabajadores, no pudo repetir en la Ciudad de Buenos Aires los notables éxitos cosechados en otros lugares del país –especialmente Salta y Mendoza pero también Neuquén y otras provincias–. Pese a la enorme cantidad de militancia desplegada, que creció significativamente en los últimos años, y a la visibilidad de sus candidatos en los medios de comunicación, el “cuarto lugar” tiene sabor a poco ya que apenas superaba el 2%.

El resultado para el resto de las numerosas fuerzas fue un fracaso, tanto para la izquierda más nacional-popular (Camino popular, con Claudio Lozano e Itai Hagman), el “amigo del Papa” Gustavo Vera, la “nueva izquierda” de Alejandro Bodart, el espacio de centroizquierda que incluyó a Sergio Abrevaya y Humberto Tumini (y fue apoyado por Margarita Stolbizer), y el kirchnerismo vinculado a la “familia comunista” (Nuevo Encuentro, Carlos Heller y Pablo Ferreyra, este último por fuera del FPV y con apoyo del PC). Aníbal Ibarra, que intentó nuevamente una reivindicación en las urnas, sólo obtenía un 2%.

En una elección donde ganó el imaginario de “la gestión” (incluso en la propia interna de Pro), la izquierda apareció fragmentada y no terminó de salir de un tono denuncialista que no pegó en un contexto en el que la nueva derecha, festiva, “buena onda”, duranbarbista y positiva logró construir una hegemonía impensada hace años en una ciudad otrora “progresista”. Luis Zamora, casi sin campaña ni militancia, parece conservar su pequeño nicho residual de mejores épocas y mayor presencia pública.

A diferencia de los espacios provinciales, en los que la izquierda (especialmente el FIT) aparece como un polo de rechazo a las castas gobernantes y en defensa de los de abajo, el escenario porteño parece diferente y presenta numerosas dificultades. Y posiblemente requiera de otras fórmulas e imaginación política. No obstante, el FIT respiró al pasar las PASO, lo que le permitirá atraer en las próximas los votos de varios de los partidos que quedaron afuera.



Pablo Stefanoni