POLITICA LA MUERTE DEL FISCAL

La Junta Médica podría concluir que Alberto Nisman se suicidó

Los peritos de la querella plantearán un dictamen en disidencia ante la presentación. El informe eximiría de responsabilidades a Diego Lagomarsino.

Foto:Cedoc

A casi cuatro meses de la muerte del fiscal Alberto Nisman, la junta médica de peritos convocada por la fiscal Viviana Fein en el marco de la investigación está llegando a instancias finales.

Los especialistas se reunieron esta tarde para comenzar con el armado del documento final, en el cual quedará explicita la postura del suicidio, según comentaron fuentes cercanas a la elaboración del informe a Perfil.com.

Los peritos federales son quienes sostienen esta posición. Con ellos coincidiría el doctor Mariano Castex, perito por parte del técnico informático Diego Lagormasino, quien visitó al titular de la UFI-AMIA el 17 de enero y le prestó el arma calibre .22 con la que se produjo la muerte.

Ante este escenario, los forenses Osvaldo Raffo y Julio Ravioli, contratados por la ex mujer de Nisman y madre de sus dos hijas, Sandra Arroyo Salgado, plantearán un dictamen en disidencia.

Ante el planteo de suicidio que se expresará en el informe y la postura de disidencia de la querella, Castex dejará abierta su postura a la de un posible suicidio inducido.

Como peritos oficiales participaron Adriana D’Addario, María Preibisch, Celminia Guzmán, Ana María Perkins, Carlos Navari, Fernando Trezza, Oscar Lossetti, Héctor Di Salvo, Jorge Pereyra y Alfredo García. A ellos se suman dos profesionales de la División Medicina Legal de la Policía Federal, Horacio Sapag y Nora Perosio.

Con el informe terminado, la fiscal Fein se lo presentará a la jueza Fabiana Palmaghini, quien determinará el proseguir de la causa, y la posibilidad de caraturarlo como “suicidio”.

Especificaciones. En el documento final, los peritos responderán a las 24 preguntas específicas preparadas por Fein para intentar aclarar las discrepancias entre las partes oficiales y la querella del caso para llegar a una conclusión conjunta. Sin embargo, las posturas son irreconciliables.

Ante el interrogante sobre la data de muerte, el informe situará el hecho en las primeras horas del domingo 18 de enero, entre las 8 y las 10 de la mañana. De este modo, la presencia de Lagormasino al momento de la muerte podría ser descartada.

En cuanto a el modo en que se produjo la muerte, se expresará que el fiscal se encontraba de pie, de frente al espejo del baño y cayendo hacia atrás tras efectuarse el disparo.

El sangrado que pudo observase en las fotografías que analizaron los especialistas, habría sido expulsado por la boca, la nariz y, en mucha menor medida, por los oídos.

Otro de los puntos que se especifica es que no había sangre ni en pulmones ni en el estómago del fiscal federal y expresarán que el corazón del fiscal estuvo activo entre tres y ocho minutos. En relación al “espasmo cadavérico”, la postura oficial volcada confirmará su existencia.

(*) De la redacción de Perfil.com | Twitter: @hernangsoto



Hernan Soto (*)