POLITICA EL PEOR MOMENTO

La Justicia dictó la quiebra del dueño de "La Rosadita"

Federico Elaskar adujo que vive de prestado y casi no tiene posesiones. La deuda con la AFIP

Foto:Cedoc
La Justicia decretó la quiebra del financista Federico Elaskar, procesado en la causa llamada "ruta del dinero K", pero cuando fueron a inventariar sus bienes el ex dueño de la empresa SGI -conocida como "La Rosadita"- afirmó que vive de prestado en un departamento de Puerto Madero y que casi no tenía posesiones.

Elaskar se hizo conocido cuando apareció en una entrevista brindada al programa "Periodismo Para Todos" en abril de 2013 diciendo que Daniel Pérez Gadín, contador del empresario Lázaro Báez, le había robado la financiera "La Rosadita" y apuntaba al entonces dueño de Austral Construcciones por presunto lavado de dinero.

Horas después apareció en otro canal desmintiendo su propia versión, al igual que hizo el hoy arrepentido Leo Fariña. El juez Sebastián Casanello, a cargo de esa investigación, procesó a Fariña y a Elaskar por maniobras de lavado de dinero, pero la causa recién avanzó fuertemente a principios de este año con la aparición de un video de "La Rosadita" donde se veía a los allegados de Báez contando millones de dólares y euros.

Mientras, Elaskar planteó problemas psiquiátricos ante el juez Casanello cuando se le pidió ampliar su indagatoria. Interin, distintos acreedores de Elaskar comenzaron a reclamar lo que se les adeudaba y, según se supo hoy, el juez en lo Comercial Fernando Martín Pennacca transformó en quiebra el concurso que se le había iniciado en 2013.

En ese marco, indicaron fuentes judiciales, el síndico Ezequiel Aquilino concurrió al departamento B del segundo piso de Petrona Eyle 355 (Edificio Faena) donde vive Elaskar, con el fin de secuestrar documentación y bienes.

Trascendió que allí Elaskar respondió que vive "de prestado", y prometió entregar en los próximos días el contrato de "comodato" que habría suscripto con el dueño del lugar.

Según el inventario de bienes, había sillones, un televisor, una heladera, mesas ratonas, banquetas y un reloj, mientras que afirmó que una veintena de cuadros se los quedó su ex novia y no se los devolvió pese a la carta documento que le mandó.

Había sido Elaskar quien pidió su propia quiebra "ante la imposibilidad de afrontar el pago de la deuda que mantiene con la AFIP".