POLITICA TRAS LOS RECLAMOS DE LA CORTE SUPREMA

La Magistratura advirtió por la situación financiera de la Justicia

Una misiva de la Administración del Consejo alertó sobre la situación. Los recursos genuinos solo cubren el 55% de la masa salarial.

Advertencia. Fue firmada por Cubría, administrador del Consejo.
Advertencia. Fue firmada por Cubría, administrador del Consejo. Foto:Cedoc Perfil
A última hora del viernes, jueces y secretarios nacionales y federales de todo el país recibieron, vía correo electrónico, una nota de la Administración General del Consejo de la Magistratura, el órgano encargado tanto de nombrar jueces como de administrar el Poder Judicial de la Nación. En la misiva, firmada por el responsable del área, Juan Carlos Cubría, y a la que tuvo acceso PERFIL, se advierte por la crítica situación financiera del sistema judicial.

Allí se detalla que “los recursos genuinos que recibe el Consejo de la Magistratura –por coparticipación federal– alcanzan a cubrir tan sólo el 55% de la masa salarial, siendo el resto cubierto enteramente por el Tesoro Nacional”.

El área no recibe fondos de la Corte Suprema de Justicia, cabeza del Poder Judicial, ni percibe tasas judiciales, por lo que depende de aportes del Ejecutivo.  La nota circuló apenas días después de que el máximo tribunal de justicia del país anunciara que tiene un millonario superávit.  Y se inscribe en medio de la tensión entre la Corte y el Consejo, luego de los reclamos para que este último organismo acelere la designación de nuevos jueces y entregue recursos a los juzgados.

La misiva, que llegó a jueces de primera instancia, de tribunales orales, camaristas, y secretarios, tanto nacionales como federales, explica que “adicionalmente, del monto total de erogaciones de todo el Poder Judicial de la Nación, el 95% se destina a pagar salarios, contribuciones, obra social, aportes sindicales y convenios con la AFIP”.

Mientras que el 5% restante se destina “al pago de todos los servicios, insumos informáticos, software, hardware, obras de mantenimiento, alquileres, gastos de intendencia, de automotor, gastos de funcionamiento, compras descentralizadas, viáticos, honorarios de conjueces, subrogancias, entre otros, restricción presupuestaria que se arrastra desde el año 2013”.

También se destaca que la dependencia no recibe otros ingresos o contribuciones, como la tasa de justicia, como sucede en la provincia de Buenos Aires, por lo que se insiste con que “es gracias al aporte del Tesoro Nacional” que se trata de cubrir las necesidades básicas.  Sobre el final, Cubría –hijo de la jueza federal María Servini– ofreció a los juzgados “establecer un canal de diálogo”para  “poner énfasis en las necesidades más inmediatas”.