POLITICA ENCUENTRO DEL FORO MUNDIAL EN AUSTRALIA

La pelea contra los buitres llega al G20 con ayuda de Francia y Brasil

PERFIL COMPLETO

La diplomacia argentina ya jugó fuerte en las Naciones Unidas para llevar al primer plano el problema de la deuda. Ahora será el turno del G20. Entre el 15 y 16 de noviembre próximo se realizará, con la participación de la presidenta Cristina Kirchner, la reunión anual de jefes de Estado del grupo en la ciudad australiana de Brisbane.

El G20 es el principal foro económico mundial y puede definir la orientación frente a la deuda en organismos internacionales como el FMI. También será un foro en el que la Presidenta podrá hacer relucir otra vez su discurso “antibuitre”.

Entre los miembros del grupo, nueve países en desarrollo –incluidos China, Brasil, Rusia e India– apoyaron el proyecto argentino en la Asamblea General durante la votación del 9 de septiembre. Seis integrantes, que representan los mercados financieros más importantes, votaron en contra, como Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Japón. Mientras que Corea del Sur, México, Italia y Francia se abstuvieron.

La clave para que la Argentina logre sumar el tema en la resolución final del G20 será ganar nuevos aliados. Un dato alentador es que Brasil y Francia han tomado la delantera al proponer incluir el tema en la agenda del grupo, con recomendaciones para el FMI, durante la reunión preparatoria que se realizó entre el 20 y el 21 de septiembre en Cairns, Australia.

“Por una propuesta de Francia y de Brasil, los trabajos en el FMI continuarán sobre la resolución ordenada y cooperativa de la crisis de deuda soberana. Se trata de luchar contra los fondos buitre, que atacan judicialmente a los países más frágiles, en detrimento de soluciones negociadas que concilien los intereses de los pueblos y de los acreedores”, declaró tras el encuentro en Cairns el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin. Según indicaron a PERFIL representantes de otro integrante del G20, “la sorpresa en Cairns fue la falta de iniciativa de la Argentina, que dejó el protagonismo a Brasil y Francia”.

Se espera que en las próximas semanas la diplomacia Argentina redoble sus esfuerzos para convencer al resto de los países que se abstuvieron, como México e Italia. Un dato importante es que Australia, país anfitrión, se opone a que el tema sea tratado en este foro, pero la condición de “local” no garantiza el control de la agenda. “Es una responsabilidad compartida con el anfitrión del año anterior y el del próximo año”, indicaron desde la representación diplomática en Buenos Aires.



Aurelio Tomas