POLITICA VINCULO CON ALTIBAJOS

La relación Carrió-Macri, clave para un futuro acuerdo electoral

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Nunca se reunieron a hablar de política. Ella fue capaz de denunciarlo por el polémico convenio del juego; él nunca solía alabarla ni en privado ni en público. Sin embargo, desde que Mauricio Macri decidió alejarse del PJ comenzó a tener coincidencias cada vez más profundas con Elisa Carrió.
¿Cuáles? Armar un espacio opositor no peronista que impida la polarización Massa-Scioli, alejar al tigrense de la UCR y pegarlo a “la vieja política”, y generar una opción que pueda llegar al poder en 2015. Deseos mutuos, al menos.

La senadora Gabriela Michetti y el diputado radical Oscar Aguad, acaso los dos interlocutores privilegiados con Lilita, fueron los encargados, en los últimos meses, de “aflojarlos”. Del lado macrista, Emilio Monzó es uno de los principales impulsores de un acuerdo con UNEN, y fue quien promovió el mensaje en Facebook donde, por primera vez en mucho tiempo, Macri elogió abiertamente a Carrió y dijo que era parte de “los que queremos un cambio verdadero”.  

La última vez que se vieron las caras fue hace dos semanas en el Yatch Club de Puerto Madero –fueron a escuchar al neurocientífico Facundo Manes–, y al azar se cruzaron mientras la chaqueña fumaba un cigarrillo y él salía de la mano de Juliana Awada. A principios de junio habían compartido un panel organizado por la entidad agropecuaria CRA en Gualeguaychú. Allí Macri aseguró que apoyará una “Conadep de la corrupción” y la imprescriptibilidad de esos delitos. Fue música para los oídos de la chaqueña.
Entre los suyos, Lilita elogia la gestión y a dirigentes macristas, como Federico Pinedo (jefe del bloque de Diputados) y María Eugenia Vidal. “Nunca voy a ir en una fórmula con Macri, quiero ir a una interna con él y ganarle”, expresó en privado.

En su último encuentro con Michetti, en su departamento de Recoleta, le dijo que había que apuntar a la convención radical. Carrió fue clave, junto con la senadora macrista, en convencer al titular de la UCR, Ernesto Sanz, de que había que sumar a Macri.
A pesar de ello nunca tuvieron una reunión. “Sigo sin haber tomado nunca un café con Carrió, por decisión de ella”, confió ayer el jefe de Gobierno en Radio Mitre, y recordó que “varias veces” la convocó para coordinar políticas con sus legisladores.

¿Habrá un encuentro entre ambos? “Hoy Lilita siente que no necesitan juntarse. Pero si sigue este amorío, y avanza lo de la UCR, va a haber una foto”, confían en el PRO.



Ezequiel Spillman