POLITICA FALLECIMIENTO

Fotos | Ernestina y Clarín: un vínculo constante con el poder

La directora del Grupo Clarín por casi cinco décadas vivió cruces y tensiones con las distintas presidencias, desde la dictadura de Onganía hasta los gobiernos kirchneristas.

Ernestina Herrera de Noble junto al expresidente Carlos Saúl Menem.
Ernestina Herrera de Noble junto al expresidente Carlos Saúl Menem. Foto:Cedoc

Ernestina Herrera de Noble fue directora del Grupo Clarín durante casi cinco décadas. La empresaria, que falleció este miércoles, ocupó el cargo de directora del diario Clarín en enero de 1969, sólo nueve días después de haber enviudado de Roberto Noble, fundador de la publicación. Se mantuvo en ese puesto durante 48 años, y desde allí supo tejer relaciones con todos los presidentes, democráticos y de facto, que gobernaron la Argentina.

Fue precisamente durante una dictadura, la de Alejandro Agustín Lanusse, que se fundó la empresa Papel Prensa, el 15 de noviembre de 1971. Un llamado a licitación del presidente de facto para instalar una papelera quedó desierto, y el proyecto se adjudicó por decreto a la empresa que, años despupés, pasaría a ser controlada por David Graiver. Papel Prensa fue vendida y sus acciones pasaron a ser controladas por Clarín, La Nación y La Razón, en una operación que fue denunciada por irregularidades: en concreto, Lidia Papaleo, viuda de Graiver, asegura haber sido torturada para firmar la venta. Esa acusación sería la base de una de las varias denuncias que, años después, el kirchnerismo impulsaría contra el Grupo Clarín.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín, éste acusó al diario Clarín de sembrar el desánimo, mientras que su sucesor, Carlos Menem manifestó que logró la reelección "con toda la prensa en contra". En sentido contrario, Fernando De la Rúa se llevó bien, aún cuando el país atravesaba una de las peores crisis. 

Herrera de Noble y la supuesta apropiación de menores. Si bien en abril de 2001, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, denunció a la referente del Grupo Clarín por la presunta apropiación ilegal de dos hijos de desaparecidos y en 2002, y el primer juez de la investigación, Roberto Marquevich, detuvo a la representante del Grupo Clarín (que luego fue liberada por la Cámara Federal de San Martín y posteriormente la procesó), el caso de los familiares de Herrera de Noble se retrotrae a la época menemista.

Desde 2002, la Justicia intentó obtener el ADN de Marcela y Felipe Herrera de Noble para hacer los estudios médicos, sin embargo ellos siempre se negaron, hasta que de manera compulsiva se obtuvo el material genético. Este procedimiento fue ordenado por la jueza Sandra Arroyo Salgado. En dicha ocasión, los hijos adoptivos de Herrera de Noble fueron interceptados cuando salían del juzgado y se les secuestraron sus prendas íntimas. Finalmente ese material no sirvió para hacer el estudio porque arrojó que en las prendas había perfil genético de ambos sexos.

La Cámara Federal de San Martín ratificó entonces en 2016, el sobreseimiento de la directora del Grupo Clarín en la causa, dado que muestras de ADN de sus hijos dieron "negativo" al ser comparadas con las que fueron depositadas en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) por familiares de personas desaparecidas en forma forzada hasta el 10 de diciembre de 1983. En la resolución se señaló que "no está acreditado que nos encontremos ante un caso de sustracción de menores que sean hijos biológicos de personas desaparecidas y así lo consintieron con su silencio los grupos querellantes y las Abuelas de Plaza de Mayo".

Los años K. El Grupo Clarín mantuvo, a través del CEO Héctor Magnetto, una estrecha relación con el presidente Néstor Kirchner durante su mandato. A partir de 2007, con la llegada de Cristina Fernández de Kirchner el vínculo comenzó a tensarse y terminó de deteriorarse durante el conflicto con el campo, tras el famoso discurso de "¿Qué te pasa, Clarín, estás nervioso?" del expresidente. En 2010, desde la gestión de la expresidenta ya se había comenzado una guerra con el Grupo Clarín y de allí surge la denuncia por Papel Prensa

Desde la Casa Rosada se decía que la empresaria (junto con Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre) se apoderaron de la proveedora de papel en una sala de tortura, comprándole a un precio vil las acciones a Lidia Papaleo,viuda de David Graiver, un banquero vinculado a la organización Montoneros que falleció en 1976 en un extraño accidente aéreo.

Sin embargo, el juez Julián Ercolini decidió ponerle fin a la causa y decidió sobreseer a los empresarios al indicar que "no" se probó que la venta de las acciones de la empresa haya sido a "un precio vil o de desproporción alevosa”.