POLITICA

La Rosca | En clave policial, Scioli midió a Berni y Granados le hizo reclamos al massismo

Por Ramón Indart. La interna del PJ pasó a ser a cielo abierto. Pilar es el caso testigo. Larreta ya palpita el partido con Michetti.

Foto:Cedoc

Falta menos de un año para las elecciones y no hay candidato puesto en provincia de Buenos Aires. Y como Martín Insaurralde sigue jugando al misterio, de a poco colma la paciencia del peronismo. Quizás por eso Daniel Scioli salió en búsqueda de un plan B. Encontró un perfil que le sienta bien a la siempre volátil opinión pública de la provincia: Sergio Berni.

Su equipo reconoció a Perfil.com que salió a medir al mediático Secretario de Seguridad y grata fue la sorpresa cuando vieron los resultados. Ayer, se tiraron flores en un congreso de narcotráfico.

Del lado de Massa, los posibles rivales de Insaurralde siguen arrojando todo lo que pueden para evitar su desembarco. Darío Giustozzi y Felipe Solá no ahorran críticas por su “frivolidad” para hacer política.

Pero lamentablemente para todos los que miramos desde afuera, la paz por conveniencia que había entre Scioli y Massa en GBA se rompió a raíz del video que se filtró donde se observa al gobernador mirando futsal en Pilar en medio de las inundaciones.

El primer campo de batalla es ese distrito. Allí el intendente Húmberto Zúccaro (massista, exkirchnerista) y el contrincante José Molina (sciolista) evitaban cruzarse. Ahora cualquier acuerdo de operadores voló por los aires. Desde el entorno del gobernador todos acusan a Zúccaro. El PJ local no quería una guerra abierta y hasta habían acordado que cada espacio se encargue de un área del partido para asistir a damnificados por las inundaciones.

La publicación del video trajo problemas para los dos. Zúccaro sabe que la mayoría de las obras públicas provienen de la provincia y teme que un brusco freno de fondos bajen aún más los números de las encuestas. Y ahora Molina carga con la insistencia de Scioli que ahora quiere ganar sí o sí en Pilar. Y eso no está asegurado con Molina, hombre que sabe armar una campaña pero no es un candidato ganador. Ah, Zúccaro y Molina eran aliados.

En sintonía con los cruces en el norte, lo mismo pasó en el sur. En Ezeiza, el ministro de Seguridad de la provincia, Alejandro Granados, no quiere que los massistas hablen de inseguridad. Por eso llamó a distintos dirigentes del FR durante toda la semana para que bajen el nivel de críticas hacia la gestión. Palabras más, palabras menos, les pidió que hablen de otras áreas con problemas.

Pero el presidente del bloque del FR en el Senado, Jorge D’Onofrio, le puso el dedo en la llaga y armó un encuentro sobre inseguridad y narcotráfico en Ezeiza. Granados no lo podía creer. ¿Quién es la candidata de Massa para ese distrito? Leonor Granados, hermana de Alejandro.

A jugar. Para mediados de diciembre se define la interna del PRO en la Ciudad. Contamos hace una semana queGabriela Michetti descansó en París y volvió para tomar una decisión. Por ahora mete raid mediático y advierte que quiere ir por la Ciudad.

Si bien tiene más votos que Horacio Rodríguez Larreta en la opinión pública, desde el espacio del Jefe de gabinete porteño aseguran que desean más que nunca que haya una interna. Creen que tiene menos para perder en caso de que Macri llegue a la presidencia y además confían en que “hacia dentro del PRO, la gestión es suya y por eso van a votar a Larreta para ser el candidato”. Macri, por ahora, deja hacer.

(*) De la redacción de Perfil.com.



Ramón Indart (*)