POLITICA ANTE LAS CRITICAS A LA GESTION

La salud de Scioli se convierte en pieza fundamental de la campaña

Foto:Captura de pantalla

La polémica por la eliminación de los aplazos en las escuelas bonaerenses, la inundación en los campos y la desaparición de Melina Romero no le daban tregua a un Daniel Scioli que en las últimas semanas sólo aparecía en los medios por noticias negativas. Pero, en medio de la necesidad de mantenerse en el podio de las encuestas presidenciales, el gobernador bonaerense logró reponerse de la dura agenda mediática con la fractura de clavícula que sufrió jugando al fútbol.

Fue el propio gobernador quien horas después de haberse atendido detalló el accidente deportivo que sufrió el último domingo por la noche. “Por el problema físico que tengo, si tengo una caída del lado derecho no tengo punto de apoyo. Iba embalado al arco y me enganchó un pibe de atrás, sin mala fe, y me caí... un palazo me pegué. Caí del lado derecho. Cuando vi que iba a golpear con la cabeza y la cara, el instinto fue protegerme con el pedazo de brazo que tengo. Fue un duro golpe que repercutió en el hombro, que me dolía mucho”, explicó Scioli.


Más tarde, su mujer, Karina Rabolini, se ganó espacio en los medios al confesar: “Jugando al fútbol es un desastre, pero armó un equipo fantástico. Es una planta en el medio de la cancha. Es una maceta naranja”. A principios de septiembre, el mandatario había sido operado en la Clínica Fleni por fuertes dolores en el hombro.
Desde el accidente en lancha que sufrió en 1989, Scioli insiste en que haber perdido un brazo lo ayudó a enfrentar posteriores adversidades. Y así buscó mostrarse una vez más, luego de fracturarse la clavícula, por la que no suspendió su agenda del lunes, a pesar de los fuertes dolores que tenía.


No es la primera vez que el gobernador revela detalles sobre su salud. En 2012, Scioli debió ser intervenido en Tandil por cólicos, y una semana después volvió a ser operado en el sanatorio Trinidad Mitre a raíz de cálculos renales. En aquel entonces, el gobernador siguió con su actividad al otro día y comparó los cólicos con la piedra movediza de Tandil.


Ese mismo mes el gobernador viajó a Europa, destino que visita una vez por año (en 2014 fue dos veces) para hacer el chequeo por el brazo amputado. En aquel entonces, difundió una foto en Francia en la que el doctor Jean Pillet le colocaba la nueva prótesis, pero Scioli fue más allá y anunció que el prestigioso médico visitaría Argentina para desarrollar en los hospitales públicos bonaerenses su avanzada técnica de prótesis cosmética de manos y brazos. Anuncio que nunca se concretó.



Rosario Ayerdi