POLITICA


La seguridad en los trenes, a cargo del hijo de un represor

Se trata de un familiar de Ibérico Saint Jean, el ex gobernador en la ultima dictadura. Quién impulsó su nombre.

La nueva conducción de la empresa estatal que gestiona todas la líneas de trenes urbanos y provinciales eligió a Alejandro Saint Jean, hijo del gobernador bonaerense en la última dictadura, para conducir la seguridad de los ferrocarriles. Es un teniente formado y egresado del Colegio Militar de la Nación, que dedicó veinticinco de los treinta y cinco años de su vida profesional a dirigir las áreas de seguridad de empresas privadas y multinacionales como el Grupo Camargo Corrêa, McDonald’s y supermercados Disco.

“Mi padre está muerto. Es un tema en el que no tengo nada que ver. Es un tema personal. No voy a emitir ninguna opinión”, dijo Saint Jean al ser consultado por PERFIL.

Así, evitó hablar sobre el primer gobernador bonaerense de la última dictadura cívico-militar, quien comandó la provincia de Buenos Aires al mismo tiempo en que él estudiaba y se recibía de teniente.

Saint Jean padre dejó el cargo cuando Jorge Rafael Videla se fue de la presidencia. Pero en 1977 se había hecho famoso por una frase pronunciada durante una cena entre oficiales: “Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que permanecen indiferentes y, finalmente, mataremos a los tímidos”. Murió en 2012, a los 90 años, mientras era juzgado por crímenes de lesa humanidad en la causa conocida como Circuito Camps. A diferencia de su hermano Ricardo, un activo integrante de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, Alejandro esquiva la exposición pública.

La incorporación de Saint Jean a la Operadora Ferroviaria Trenes Argentinos Sociedad del Estado fue impulsada por su titular, Marcelo Orfila, que primero lo llevó como asesor y luego lo ubicó en la gerencia operativa de Seguridad. Detrás de él llegaron otros militares retirados, que reportan a la agencia de seguridad CI5, que creó Jorge Alberto Tito, un ex carapintada.

Saint Jean deberá lograr “una integración eficaz” de la Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y policías provinciales con la seguridad privada, según explicó la empresa, que se negó a conceder a PERFIL una entrevista con el ex militar. Para desarrollar ese plan, deberá optimizar los recursos porque Orfila ya definió que había que reducir el personal para “recortar los gastos” y ordenó reducir el número de custodios contratados de Prefectura y Gendarmería, que pasaron de 593 uniformados en 46 estaciones a 399 efectivos en 39 puestos: achicó en 32,71% la vigilancia. Sin embargo, la empresa aseguró que “se amplió la cobertura” en los trenes gracias a la “redistribución” de las brigadas de seguridad.



Redacción de Perfil.com