POLITICA LAVADO DE DINERO EN CORDOBA

La sombra del caso Báez asoma tras el escándalo de la financiera

Aparecen vínculos entre el hijo del juez Bustos Fierro y los hermanos Vanella, uno de ellos representante de Helvetic Group.

PERFIL COMPLETO

Desde Córdoba
Un complejo entramado de nombres y figuras públicas continúa saliendo a la luz en Córdoba en torno a entidades financieras sospechadas de corrupción y maniobras ilícitas. El cierre de la financiera CBI y la confusa muerte del vicepresidente de la firma, Jorge Suau, fueron el detonante para que la Justicia pusiera la lupa sobre un grupo de empresas que brindaban servicios financieros y que involucra a reconocidos empresarios y funcionarios públicos.
Esta semana presentó su renuncia Pablo Michelini, director general de la Asesoría Fiscal del Ministerio de Finanzas, imputado por su supuesto carácter de socio de Blicen SA, una financiera vinculada al ex presidente del Club Instituto de Córdoba, Juan Carlos Barrera, cuyas operaciones están siendo investigadas. Michelini se suma a la larga lista de funcionarios provinciales y municipales sospechados en los últimos meses, varios de los cuales debieron renunciar.
Uno de los personajes centrales en la investigación de estas entidades es Ricardo Bustos Fierro, juez a cargo de la “causa madre” CBI. Bustos Fierro fue muy cuestionado luego de que se conociera la foto de un festejo donde se lo ve abrazado con Euclides Bugliotti, empresario apuntado como uno de los responsables de la caída de CBI. Cuando las aguas parecían calmarse para Bustos Fierro, una nueva arista en su vida privada podría complicar su situación: su hijo Manuel es socio de Rodrigo Vanella, hermano y socio en otros emprendimientos de Javier Martín Vanella, representante en Argentina de Helvetic Group, firma investigada en la causa contra Lázaro Báez.
Rodrigo Vanella, el socio de Manuel Bustos Fierro, es sobrino de Néstor Marcelo Ramos, a quien el fiscal Campagnoli definió como el “enigmático testaferro” de Lázaro Báez. Según el acta del Boletín Oficial, la sociedad Benzin SRL se conformó el 11 de mayo de 2009 por los jóvenes de 22 años, que desde allí explotan en conjunto una estación de servicio estratégicamente ubicada en una de las avenidas más transitadas de la ciudad, con una valuación de varios millones de dólares, según información vertida en el programa ADN.  
La diputada Graciela Ocaña, una de las primeras en denunciar la “conexión Córdoba” de la ruta del dinero K, dijo a PERFIL: “Vanella tiene muchísimas sociedades alrededor del mundo con Ramos. Es un joven millonario y sin ningún tipo de actividad conocida. Obviamente está siendo la fachada de otras personas”, explicó.
Desde la fiscalía de Enrique Senestrari adelantaron a este medio que remitieron a Buenos Aires el material que une a Bustos Fierro con Vanella para que sea investigado por el fiscal que lleva adelante la causa de Lázaro Báez.

Ariel Bogdanov